Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

En este mundo de locos en el que vivimos, nuestra mente sólo tiene tiempo para pensar en los problemas cotidianos (el trabajo que hemos dejado pendiente en la oficina, la factura de la luz que próximamente habrá que pagar, la visita al profesor de los niños o al médico, etc.); dejando de lado las cosas que son verdaderamente importantes en nuestra vida (la sonrisa de nuestros hijos cuándo les hacemos su plato preferido, el detalle de tu pareja cuándo te preparó el baño, la maravillosa puesta de sol…).

Las cargas diarias

Es difícil percartarse de los pequeños detalles cuándo los “grandes problemas” ocupan todas nuestras neuronas. Pero son los pequeños detalles, los que conforman el tapiz de nuestra propia vida.

¿Qué es la meditación?

La meditación (del latín meditatĭo, -ōnis) describe la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración. (Wikipedia)

Para mí, meditar es aprender a Vivir el Presente; parar por un momento y concentrar nuestra atención en nosotros mismos, independientemente de lo que suceda alrededor. Ser consciente, por ejemplo, de tu propia respiración algo que, por habitual, nos pasa desapercibido pero si no lo hiciéramos, nos moriríamos. Detener la mirada en nuestro bebe y disfrutar del descubrimiento de su pie aunque estén llamando a la puerta. Fregar los cacharros sintiendo el calor del agua, el tacto del jabón, del estropajo. Porque sí, se puede meditar en cualquier momento sin necesidad de grandes aspavientos. Lo importante es detener el proceso habitual de nuestra mente y obligarla a centrarse en lo que estamos haciendo.

Obviamente, aunque éstas también son formas de meditación, lo habitual es prepararse para meditar como uno se prepara para realizar un ejercicio más (como el que practica Tai-Chi, Yoga o cualquier otro deporte): dedicar un tiempo diario o semanal, vestir ropa cómoda, elegir un lugar tranquilo y dedicarle, al menos, 20 minutos.

¿Para qué sirve meditar?

Muchos son los beneficios de la meditación. Podemos destacar:

  • MeditandoRelajación física y mental
  • Reduce el estrés y libera las tensiones
  • Aumento de la auto-estima
  • Desarrollo de la consciencia
  • Desarrolla la memoria
  • Fomenta la autocomprensión
  • Mejora la concentración y aumenta la productividad
  • Aumenta la claridad mental
  • Fomenta el desarrollo espiritual
  • Pensamiento más positivo
  • Mejora las relaciones personales
  • Ayuda en problemas de dependencia de alcohol u otras drogas
  • Desarrolla el pensamiento creativo
  • Reduce la “chachara” mental nos ayuda a “enfocar” mejor
  • Ayuda a descansar mejor durante el sueño

¿Pero esto está demostrado?

Hablando en términos científicos, se ha realizado un estudio por un equipo de psiquiatras que documenta cómo ejercitar la meditación puede afectar al cerebro.  Según sus conclusiones, la práctica de un programa de meditación durante ocho semanas puede provocar considerables cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés. Es decir, que nos transforma físicamente y puede mejorar nuestro bienestar y nuestra salud. (ABC, 27/01/2011).

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: