Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Sistema energético’

Despertares espontáneos…

Muchas son las consultas que me han llegado a través de estas páginas, y una se repita constantemente:

¿Está despierta mi kundalini?

Si bien el porcentaje de kundalinis despiertas espontáneamente que me he encontrado es casi nulo, me he decidio a escribir sobre ello porque creo que puede ayudar a muchas personas en estos momentos.

Madre KundaliniLos síntomas padecidos por todos los consultantes son muy simialres al despertar kundalini y… al DESPERTAR DEL SISTEMA ENERGETICO.

Todos esas vivencias me eran muy conocidas de la época en que yo comencé a practicar Reiki; tanto mis compañeros como yo misma, habíamos sentido síntomas de activación de chakras y canales energéticos, crisis de sanación al liberar bloqueos, afinación de la intuición, hormigueos, sensaciones energéticas por el cuerpo, dolores de cabeza o espalda, …. y muchos otros síntomas muy característicos ya explicados en los artículos:

Fue curioso como todas las consultas me llevaban a la misma respuesta:

NO se trataba de despertares involuntarios de kundalini pero SI se estaban produciendo despertares involuntarios a la energía.

Todos los que trabajamos o practicamos con la energía conocemos del aumento vibracional de la energía de Gaia, nuestra Madre Tierra, y estamos conscientes de que el salto cuántico evolutivo que está dando en estos tiempos, supondrá un aumento vibracional de nuestra propia energía; de hecho, nos estamos preparando para ello.

Los que no hayan oído sobre ésto, basta que entiendan nuestro planeta como un ente vivo; al igual que nosotros tenemos nuestro proceso de evolución, la Tierra igualmente está siguiendo su propio proceso de evolución, y eso nos afecta a todos los seres que habitamos en ella.

El caso es que hay muchas personas que, hoy por hoy, no están trabajando su evolución personal conscientemente: no son Reikistas (en algunos casos si, luego hablamos…), no meditan, no practican ni reciben ningún tipo de sanación ni vida espiritual… y aun así, su sistema energetico “se pone en marcha” y comienza a avisar mediante síntomas molestos.

Como comentaba, en algunos casos las personas afectadas habían realizado algún nivel de Reiki aunque ya no lo practicaban. Razón de más para que su sistema comience a trabajar por si sólo… ELLOS YA ESTAN CONECTADOS A LA ENERGIA UNIVERSAL, ¡SUS CANALES YA ESTAN ABIERTOS!

Del mismo modo, también me han consultado personas que practican la meditación, bien para liberar el stress o con el propio fin de activar sus chakras. En este caso están activando su sistema energético igualmente y, dado el momento vibracional que estamos viviendo, ya no hacen falta años de práctica para conseguirlo.

Yo superior - Duguay

Normalmente uno decide conscientemente dedicar tiempo y trabajo personal en su evolución, ¿cómo es posible que alguien no “decida” nada y, aun así, su Yo Superior tome la decisión por él y ponga en marcha el proceso? Pues porque esa persona ya decidió antes de venir aquí cuál sería su misión en esta vida y, dado el momento evolutivo que atravesamos como Universo, apremia para que pongamos “manos a la obra”.

Si te está ocurriendo todo ésto, para de leer y piensa un momento:

  • ¿De veras no eres consciente de esta “llamada”?
  • Si buscas bien… ¿no encontrarías en tu vida otros momentos de “despertar espiritual”, aunque los ignorases?
  • ¿No te han ocurrido demasiadas “casualidades” a lo largo de tu vida?

Estas son sólo algunas de las preguntas que puedes plantearte, pero seguro que te das cuenta de que lo que ahora te sucede no es más que un “grito desesperado” de tu parte espiritual que clama por tu atención; seguro que de pronto te haces consciente de que este “mensaje” ya había llamado a tu puerta en otros momentos de tu vida…

¿Despertares espontáneos o adultos “INDIGO”?

Según Wikipedia, se había observado el nacimiento de niños con el aura de color índigo desde finales de la década de los 70:

Niño índigo es utilizado … para referirse a niños que representarían un estado superior de la evolución humana. Quienes defienden esta hipótesis señalan dicha evolución como un avance espiritual, ético y mental…

Sólo voy a dar un dato que me parece relevante: el 99% de las consultas recibidas son de personas nacidas desde finales de los años 70 hasta principios de los 90… ¿casualidad? o ¿CAUSALIDAD?

Si te cabe la duda te paso otro enlace con el que, quizá, te sientas indentificad@:

No voy a ahondar en este tema; quien lo desee puede consultar los 2 enlaces que ofrezco (uno porque me pareció el menos “subjetivo” y el otro porque da pautas para su detección). Desde luego yo recomiendo que si te “resuena” el tema, busques más información por tu cuenta y saques tu propia conclusión.

Y ahora… ¿qué hago?

Si resulta que tu sistema energético ha despertado y está molestándote con síntomas, lo primero que quiero decirte es:

CALMA, NO TE PREOCUPES NI TE AGOBIES; sobre todo NO TE ASUSTES.

Cuando la energía comienza a “moverse” por nuestros canales, al principio asusta la sensación y la bloqueamos, lo que genera dolor, malestar y molestias. Cuando te “abandonas” a la experiencia y dejas de bloquear, la energía circula libremente y la sensación puede llegar a ser (utilizando palabras de un consultante) un éxtasis casi orgásmico.

El despertar de nuestro sistema energético pone en marcha nuestros chakras y canales energéticos (pinchazos, sensaciones eléctricas, cosquilleos, sensación de agobio…); comienzas a liberar bloqueos (emociones que desbordan, necesidad de llorar y seguidamente sentir alegría o ira descontrolada, tristeza profunda…), tu intuición y tu creatividad se disparan (te das cuenta de cosas que antes te pasaban desapercibidas, se te ocurren un millón de ideas, etc.) y tu mente comienza a cuestionarte todo tu modo de vida (sientes que te falta “algo”, no puedes ser feliz, apatía, desgana…).

Todo esto junto puede sobresaturar nuestro entendimiento diario y sacarnos de nuestro “estado de confort”; asusta cuestionarse todo lo que hasta ahora nos parecía lo más “adecuado” para nosotros. Pero, realmente, es una situación que deberíamos celebrar: el despertar de tu verdadera espiritualidad; no la que te han enseñado tus padres ni la sociedad en que vives, sino la que realmente sale de tu corazón… ¿No es algo maravilloso?

Llegados a este punto, sólo te queda plantearte una cuestión:

  • ¿Deseo o no deseo dedicar parte de mi tiempo a mi evolución personal y espiritual? ¿Deseo crecer y cultivarme como ser espiritual?

Si la respuesta es afirmativa, yo te recomendaría que busques tu camino y comiences a trabajar en tu evolución. Hoy en día hay muchas herramientas a tu disposición que pueden ayudarte en esta tarea (meditación, terapias alternativas, coaching de vida, etc.), dejate guiar por tu intuición y fluye… tu Yo Superior sabrá cómo guiarte hasta el puerto correcto para tí en cada momento. Un antiguo proverbio Zen dice:

Cuando el alumno está preparado, el Maestro aparece.

Si tus síntomas están relacionados con tu movimiento energético, la enseñanza Reiki es muy recomendable: es fácil de aprender y te ayudará a gestionar tu movimiento energético de un modo más suave.

Por supuesto, si tu kundalini ha despertado en este proceso, sí te recomiendo encarecidamente que busques un Maestro/a que te ayude a trabajar con esta maravillosa energía con la debida precaución y respeto.

caracola-zen (1)

Si la respuesta es negativa, puedes ignorar lo que te está ocurriendo y seguir con tu vida normal. Puedes tratar tus síntomas físicos con medicina tradicional o buscar cualquier otra terapia que te vaya bien y te “resuene”. Pero si me gustaría decirte que las preguntas no van a desparecer por sí sólas; conseguirás acallar tu mente un tiempo pero al final volverán a tí, quizá cuando estés más preparado para afrontar las respuestas.

En cualquier caso, la finalidad de éste artículo es desdramatizar el despertar energético o kundalini que tanto asusta. Un despertar espiritual es algo bello que deberíamos celebrar y compartir.

Nuestra evolución espiritual como especie está acelerándose con el aumento de vibración de nuestro planeta y esto es algo que no pasará desapercibido para los que se sienten parte del TODO (sean practicantes o no). El mejor modo de adaptar nuestro cuerpo energético a estos cambios es trabajar en elevar nuestra propia vibración: romper las pautas que nos bloquean, cambiar los patrones de comportamiento que nos frenan, conseguir mirar al prójimo con compasión, aprender a dar y recibir amor y vernos como auténticos Dioses en potencia, co-creadores de nuestra propia existencia.

Cómo lo hagas y con quién es algo que sólo puedes decidir TU…

Anuncios

La sesión de Reiki

No se puede generalizar, ya sabemos que cada persona es un mundo y sus circunstancias… No obstante, si te decides a recibir tu primera sesión de Reiki, esto es, a grandes rasgos, lo que puedes esperar:

¿Cómo es una sesión de Reiki?

La duración aproximada es de 1 hora. El paciente se tumba en la camilla y se relaja con los ojos cerrados hasta el final de la sesión. No es necesario desnudarse, basta con descalzarse y se recomienda llevar unos calcetines gruesos (es muy habitual la disminución de temperatura).

El terapeuta no te dará un masaje, simplemente pondrá sus manos sobre diferentes partes de tu cuerpo para permitir el flujo de energía; normalmente se comienza por los 7 chacras principales; después se canalizará energía por diferentes chacras menores en diferentes puntos de los brazos y de las piernas, para terminar aplicando Reiki en cualquier parte del cuerpo que lo demande.

Chacras principales y secundarios

En algunos casos notarás las manos de tu terapeuta sobre el cuerpo y, en otros casos, las colocará a cierta distancia.

¿Tengo que sentir algo?

Cuando te están aplicando Reiki, puedes sentir que las manos del terapeuta desprenden calor, frío o cosquilleo; todo ello es normal, cada uno percibe la energía de distinta forma.

Una vez que la energía comienza a entrar en tu sistema, la primera sensación es de relajación intensa y paz mental. Déjate llevar y disfruta de del momento. Algunas personas visualizan colores, otras se quedan dormidas. Todo normal, no hay que cohibirse, ni paciente ni terapeuta. Es habitual la disminución de temperatura corporal durante la sesión; avisa a tu terapeuta para que te abrigue.

Durante la sesión, la Energía Vital Universal entrará en tu sistema energético y limpiará todo a su paso; bloqueos emocionales, experiencias traumáticas o dolorosas sin sanar se remueven por dentro para comenzar su proceso de sanación. Aunque la sesión transcurre en silencio, puede ser que, en un momento determinado, el paciente sienta la necesidad de decir algo, llorar, reir, suspirar… ¡No te asustes ni te avergüences! es mejor no contenerse y dejarlo salir. Esto es señal de que la energía está comenzando a sanarnos. Un buen terapeuta continuará aplicando Reiki y te acompañará en durante el proceso.

La sesión de Reiki

Si tienes algún problema físico (dolor en articulaciones, estreñimiento, dolores menstruales, gases, etc.) es posible que, al poner las manos en la zona correspondiente, sientas algún dolor o como si algo se removiera dentro; también puedes comenzar a toser o aumentar tu secreción nasal. También es normal y es buena señal, estamos sanando.

También se da el caso de personas que no sienten nada durante la sesión (ni frío ni calor, no ven colores ni ríen, ni lloran, ni nada… También es normal y no quiere decir que el Reiki no haya funcionado. Deja pasar unos días y seguro que comienzas a sentir los cambios que se están realizando en tu interior.

Todos estos síntomas pueden agravarse los días posteriores a la sesión. Muchas personas se asustan y creen que el Reiki les ha empeorado. Esto también es normal y se llama Crisis de Sanación. Sigue adelante con las sesiones, te sentirás mejor y es señal de que la Energía Vital Universal ha comenzado tu proceso de sanación. Mantén informado a tu terapeuta.

Ten en cuenta que:

  • Tu terapeuta de Reiki no necesita saber qué enfermedad tienes para tratarte pero, si consideras oportuno informarle sobre algún tema que quieras tratarte en particular o una dolencia grave, no dudes en hacerlo (por ejem.: que lleves marcapasos, sufras una depresión grave, etc.).
  • Si sufres alguna enfermedad y consideras tratarla también con Reiki, recuerda que la Energía Vital Universal no sustituye a los medicamentos y tratamientos de tu médico, pero sí ayudará a que sean más efectivos y llevaderos.
  • No es necesario que estés enfermo para recibir la Energía Vital Universal; el Reiki es una herramienta excelente de crecimiento personal y puede ayudarte a expandir tu espiritualidad (no importa las creencias que tengas).

Reiki II

Sesión de ReikiUna vez descubierto el Reiki, si piensas que puede ayudarte en tu vida, tienes 2 opciones para disfrutarlo:

  • Buscar un terapeuta que te ofrezca confianza y acudir a sesiones periódicas de tratamiento.
  • Iniciarte en el Reiki y comenzar tu propia autosanación (y la de tu familia, amigos, mascotas… pacientes).

Si decides aprender, existen 4 niveles de aprendizaje y eso, es lo que os voy a contar hoy:

Nivel I – El despertar

Toda relación comienza con las presentaciones: conocerás la historia del Reiki, sus usos y aplicaciones, cómo funciona nuestro sistema energético

La verdadera aventura comienza con la sintonización o apertura de los canales energéticos, eso nos permite recibir la Energía Vital Universal. A partir de la sintonización, el alumno ya es capaz de canalizar energía, tanto para autosanación como para sanar a los demás a nivel físico.

Nivel II – La transformación

El segundo curso sirve para profundizar en el Reiki: se aprenden los primeros símbolos, la sanación a distancia, trabajar con cristales y, lo más importante, avanzamos como terapeutas hasta las emociones.

Con la sintonización en nivel II, tu potencial aumenta y sientes como la energía fluye con mayor intensidad. Ya podemos sanar también a nivel emocional.

Nivel III – La realización

Si el Reiki te ha enganchado y quieres profundizar en tu camino espiritual de realización, ésta es la “Maestría interior”. Es el nivel más duro y el más gratificante a la vez. Requiere mucho trabajo interior para avanzar en nuestro camino a la “iluminación” pero las recompensas son enormes.

Con la sintonización en nivel III, comienzas a trabajar la compasión, el perdón, el ego, la intuición… Ahora ya puedes sanar también a nivel espiritual.

Maestría – El conocimiento

El Reiki es un regalo. Si te sientes generoso y deseas compartirlo con los demás en este nivel aprenderás a enseñarlo, te convertirás en Maestro.

Terapeutas de Reiki

Dejar que el Reiki entre en tu vida es una decisión de la que nunca te arrepentirás; tanto si sólo recibes cómo si llegas a ser un Maestro. No importa tu edad, creencias o ideologías. Si estás sano te ayudará a equilibrar tu organismo, reorganizar tus prioridades y encarar la vida más saludablemente. Si estás enfermo, la Energía Vital Universal puede ayudarte a potenciar tu tratamiento médico, disminuir posibles efectos secundarios y, sobre todo, a relajarte (te recuerdo que el Reiki nunca sustituye a la medicina convencional, la COMPLEMENTA).

¡No pierdes nada por probar, pero puedes ganar mucho!

Reiki I

Bueno amigos, para contaros qué es el Reiki de una forma sintetizada y fácil, voy a utilizar un extracto del artículo que escribí para Los buscavidas.

Creo que os gustará y os mostrará, con bastante exactitud, lo que puedes esperar del Reiki en primera instancia. Y digo ésto porque, lo mejor del Reiki, viene después de probar tu primera sesión…

Para empezar voy a informarte de que el Reiki está reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 2000. Hospitales como el de El Escorial o el Ramón y Cajal de Madrid, trabajan con grupos de voluntarios atendiendo, entre otros, a los enfermos de oncohematología (consulta el estudio realizado)…

Reiki¿Qué es el Reiki?

El Reiki es una Terapia Energética de Sanación de origen japonés, descubierta por Mikao Usui a principios del siglo XX (1922). Como la mayor parte de la medicina oriental, es una terapia Holística, es decir, que trata las enfermedades no sólo a nivel físico (como en nuestra medicina occidental) sino también a nivel emocional, mental y espiritual.

Para entendernos mejor:
Una persona estresada podría terminar sufriendo úlcera de estómago. Nuestra medicina actual tratará los síntomas físicos de la dolencia hasta curarla pero, si la razón de su estrés no es descubierta y tratada, la úlcera volverá a aparecer sin perder tiempo. Y las razones del estrés, todos lo sabemos, pueden tener un origen muy diverso: problemas personales, laborales, de pareja o, incluso, de traumas infantiles no tratados.

¿Una Terapia Energética de Sanación?

Todos los seres vivos tenemos energía, desde la célula más pequeña hasta el planeta Tierra girando alrededor del sol. En cada uno de nosotros existe una Energía Vital (KI) capaz de mantener armonía dentro de nosotros; a nivel universal, existe una energía superior capaz de armonizar a toda la creación. Esa energía se conoce como Reiki (REI-Universo, KI-Energía Vital).

Al igual que tenemos un sistema circulatorio o un sistema nervioso, nuestro cuerpo también tiene un sistema energético (bastante poco estudiado en nuestra medicina, por cierto). La terapia energética utiliza este sistema del cuerpo humano para gestionar la energía y asegurar su correcto funcionamiento. El Reiki, como terapia, utiliza la Energía Vital Universal no sólo para armonizar, sino para sanar a todos los niveles.

Otro ejemplo:
El corazón bombea la sangre por todo nuestro cuerpo del mismo modo, nuestros centros de energía (también llamados chakras) regulan el flujo de energía por los distintos órganos para que estén equilibrados y en armonía.

La tendencia natural de nuestro cuerpo es la salud, pero factores externos (enfermedades, accidentes, …) o internos (estrés, traumas, pérdidas o rupturas emocionales, etc.) pueden desequilibrar nuestro sistema energético y dar lugar a peores dolencias (como he explicado en el ejemplo de la úlcera) o a demorar la obtención de resultados en los tratamientos médicos convencionales.

Un terapeuta de Reiki sirve de canal para que nuestra propia energía entre en contacto con la energía vital del universo y, tu propio cuerpo, se cure a sí mismo o ayude a tu tratamiento a ser más efectivo.

Es por esto que el término Terapia Alternativa le gusta tan poco al Maestro de Reiki, que insiste en aclarar que es COMPLEMENTARIA a los medicamentos y tratamientos de nuestros doctores.

Pero, ¿ésto funciona?

Para empezar, el Reiki produce un alivio rápido de los dolores físicos, además de relajarnos y subir las defensas de nuestro organismo. Mueve las emociones para conseguir reequilibrio, paz y relajación; y a nivel mental nos ayuda a algo fundamental en estos tiempos tan locos que vivimos: calmar nuestra mente. Todos estos puntos son fundamentales en nuestro día a día y, sobre todo, cuándo nos enfrentamos a enfermedades con tratamientos largos e invasivos.

Si ya queremos profundizar aún más en el YO espiritual, el Reiki desarrolla nuestra intuición, ayuda a conectar con nuestros guías y a reafirmar nuestros propios principios y creencias.

Estamos hablando de una terapia que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios; compatible con cualquier otro tratamiento médico. No requiere ningún tipo de manipulación ni masaje, simplemente una imposición de manos. Además, cualquiera puede recibirlo sin importar edad, condición, estado de salud…

¿Puedo yo aprender Reiki?

Al igual que para recibirlo, cualquiera puede convertirse en un canal de Reiki. No tiene filosofía ni religión, ni necesita largos periodos de aprendizaje. Tras la primera sintonización ya eres un canal de energía y puedes empezar a aplicarla inmediatamente y para el resto de tu vida.

Todos estamos conectados desde nuestra concepción pero alrededor de los siete años, cuándo empezamos a aprender a ser independientes, cerramos el canal. En eso consiste la sintonización, en abrir el canal de nuevo.

Aplicando ReikiNo es necesario conocer el diagnóstico médico de un paciente para aplicar Reiki de manera exitosa. Por otro lado, no supone una pérdida de energía propia (KI) del terapeuta o del paciente ya que en todo momento se está canalizando la Energía Universal, que es ilimitada; este hecho convierte al terapeuta en receptor de esa energía y, al igual que el paciente, también se beneficia del tratamiento.

Puedes aplicar Reiki a enfermos y sanos, a TI mismo, a bebés y a abuelos. También a animales, plantas, piedras, alimentos, agua…