Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Cuidado de las piedras’

Descargar y recargar las piedras

Cuando trabajamos con las piedras, es inevitable que se “peguen” energías indeseables de lo que estamos sanando.

Ya hemos hablado de la necesidad de limpiar las piedras a menudo. En algunos casos (por ejem. si sólo usas las piedras contigo mismo/a), no sería necesario limpiar los cristales después de cada sesión; puedes “descargar” las energías que la piedra haya absorbido colocándola sobre un montoncito de hematites (puedes usar un cuenco).

piedras-curativas-1

Para “recargar” tu piedra una vez descargada, puedes colocarla al sol un día entero; también puedes dejarlas una noche entera, flanqueadas por 3 ó 5 cuarzos transparentes, bajo la luz de la luna. Otra opción sería cargarlas con Reiki durante unos 15 minutos.

Como siempre digo, prueba distintas formas de hacerlo y añade todo lo que te vibre.

Limpieza de gemas

La forma más conocida de limpiar las piedras es sumergirlas en agua y sal un par de días. Sin embargo, debemos tener cuidado con este método pues a algunos cristales el agua podría disolverlos y en otros, la sal puede ser corrosiva para la gema:

No se puede usar sal con:
Ámbar, Esmeralda, Lapislázuli, Ópalo, Malaquita, Turquesa

No se puede usar agua con:
Selenita (esta piedra es una sal y se disolvería si permanece mucho tiempo en el agua), Crisocola, Ámbar, Calcita, Malaquita, Azurita, Cuprita.

cristalesvariados

Existen otros modos de limpiar las piedras:

  • Colocar el cristal bajo el chorro de agua fría durante unos minutos
  • Dejar el cristal unos días a la interperie, bañado por el sol y las energías nocturnas
  • Humear la piedra (con incienso por ejemplo)
  • Colocar las gemas en una bolsa y sumergirlos en el cauce de un arroyo con agua cristalina o una cascada (este método era muy utilizado por los chamenes)
  • Dejar los cristales en contacto con agua de mar

A tener en cuenta:

  • Los cuarzos se deben exponer a la luz solar directamente siempre que puedas.
  • La Amatista y el Cuarzo Rosa se pueden poner al sol pero durante poco tiempo, pues pueden perder su color.
  • Cuarzo blanco, selenita, amatista, esmeralda y piedra luna son gemas de carácter lunar y se benefician de la luna llena y creciente
  • Hay que mantener el entorno de las piedras limpio siempre que sea posible; puedes usar velas, incienso, flores frescas…
  • Si una piedra se rompe o pierde su poder curativo por exceso de trabajo, no las tires. Puedes enterrarlas en tu jardin o una maceta; ayudaran a tus plantas y recuperarán su fuerza. También puedes arrojarla al mar, se purificará, renovará y el mar las pulirá (quizá algún día la encuentre otra persona y comience de nuevo su labor sanadora).