Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Ejercicios’

Febrero 2015

¿Cómo has vivido la cuesta de Enero?

Para mi ha sido un mes duro; todo el trabajo de limpieza realizado durante diciembre ha pasado factura y me ha obligado a descansar. Lo bueno es que febrero ha llegado cargado de nuevos frutos: actividades, proyectos, alumnos, pacientes…

¡Nada mejor que soltar lo viejo para dejar espacio a lo nuevo!

Soltar lo viejo...

Me gustaría compartirte que, además del foro, ya tienes grupos y comunidades disponibles en las principales redes sociales, para que puedas dejar tus peticiones de Reiki a distancia. Todos los miércoles continuaré realizando envíos a todas las solicitudes:

Agenda de Actividades Reiki 3.0 para febrero

  • 11 de febrero, de 22:00 a 23:00 (hora española), Meditación Grupal Online: “Re-conexión“. Reserva tu plaza aquí: Webinar 11/02/15 . Actividad Gratuíta.
  • 18 de febrero, de 12:00 a 13:00 (hora española), Conoce Reiki; si deseas saber qué es Reiki y qué puede hacer por ti, no te pierdas la charla introductoria a esta terapia complementaria. Reserva tu plaza aquí: Webinar 18/02/15. Actividad Gratuíta.
  • 28 de febrero continuamos nuestro trabajo personal enviando AMOR para los malvados. Si te resuena esta iniciativa y quieres participar, no tienes más que avisarme y te remito a tu red social favorita. Actividad Gratuíta.
  • Todos los sábados, Cursos de Reiki. Todos los detalles aquí: Formación Reiki 3.0. Reserva tu curso por correo-e: reiki3.0paz@gmail.com

He habilitado un espacio en mi web donde podrás consultar todas las actividades gratuítas de Reiki 3.0; espero encontrarte a lo largo de este frío y nevado mes de febrero.

Abrazo de luz!!!! ❤

Reiki 3.0 - Paz SoHam Shanti

Anuncios

Limpiando negatividades

Es inevitable que, a lo largo del día, nos encontremos con situaciones que nos desequilibren: ese vecino que te ha quitado la plaza de aparcamiento, la discusión con tu pareja, el reproche de tu madre, señora que te ha contado sus penas y te ha dejado mal cuerpo, la regañina del jefe, la pifia de los niños…

Todas estas cosas se nos “pegan” y, aunque no lo notemos, se van acumulando dentro de nosotros sentimientos de impotencia, ira, tristeza, preocupación…

Voy a recomendaros un sencillo, pero efectivo, ejercicio que os ayudará a liberar esas emociones evitando que se enquisten y nos causen mayores desequilibrios. Cualquiera puede realizarlo, independientemente de que pratique meditación o no (de hecho, si no practicas, puede ser un buen modo de empezar…).

Prueba a realizar este ejercicio cada noche durante una temporada (al menos una semana para que puedas notar si te ayuda o no):

  • llama velaAl finalizar el día, antes de irte a dormir, busca 5 minutillos para tí y sientate relajada y comodamente.
  • Enciende una vela y cierra los ojos; céntrate en tu respiración, sólo fijate en como el aire entra y sale de tu cuerpo.
  • Visualiza el aire que entra como un aire blanco que limpia todo a su paso, y el aire que sale como un aire gris que arrastra todo lo negativo que tu cuerpo ha absorbido ese día.
  • Envía ese aire gris a la llama de la vela para que se “queme” toda la negatividad y se purifique. Si visualizas la llama de la vela de color morado, ayudarás a transmutarlo.
  • Puede que de pronto te acuerdes de todas esas pequeñas cosas que te hicieron sentir mal… serán las emociones que te guardaste, arrástralas hacia la llama de la vela y quémalas de igual modo; si lo deseas, puedes utilizar Ho’oponopono para terminar de “zanjar” y sanar la situación, nada mejor que el perdón para cambiar las situaciones difíciles con nuestros semejantes y con nosotros mismos 😉

Meditar caminando

Medita paseando...

Por gentileza de Reiki Camino Usui

 

1. Camina sin propósito…
Al caminar no te enfoques en ningún propósito en particular. Disfruta simplemente del hecho de caminar. Date el permiso de disfrutar y observar intensamente, sin ningún juicio, a cada paso que das.

2. Camina con desapego…
Despréndete de tus preocupaciones y ansiedades mientras caminas. Al entrar en esta dinámica de caminar conscientemente, no hay cabida para ningún otro pensamiento que no sea el de estar atento al presente. Date permiso para caminar unos cuantos minutos, simplemente por el hecho de caminar.

3. Sonríe como el Buda…
Si dibujas una leve sonrisa en tu rostro mientras caminas, tal como hacia el Buda, comenzarás a experimentar una profunda sensación de paz, serenidad y bienestar total. “Al sonreír todo tu ser se renueva y tu práctica se fortalece. No tengas miedo de sonreír.”

4. Respira conscientemente…
Este es uno de los ingredientes más importantes de esta práctica. Respirar conscientemente significa, estar presente en cada inhalación y en cada exhalación. Presta atención a tu respiración mientras caminas.

5. Cuenta tus pasos…
Una buena ayuda al principio es contar los pasos cuando inhales y exhales. Si en el momento de tomar aire ya llevas 4 pasos, cuenta mentalmente del 1 al 4. Si al exhalar solo llevas 3 pasos cuenta del 1 al 3 sin intentar controlar o acompasar. Simplemente conviértete en un observador de tu respiración.

6. Busca tu mantra…
También, en lugar de números puedes pronunciar palabras con el ritmo de tu respiración. Puedes seguir el ritmo, por ejemplo, con las palabras Aquí/Ahora. Si das cuatro pasos con la inhalación puedes decir con cada paso “aquí”, “aquí”, “aquí”, “aquí”. Y en la exhalación: “ahora”, “ahora”, “ahora”, “ahora”. Puedes utilizar cualquier palabra o frase que tenga sentido para ti (Llegando/Casa, Soy/Feliz, Estoy/Contenta, etc.). Siéntete libre de usar tu creatividad y usar palabras que resuenen dentro de ti.

7. Camina como un emperador…
Date el permiso de caminar con seguridad, como si fueras el soberano de este planeta. Que cada paso que des, sea una afirmación o un mandato real hacia la Paz y la felicidad de la tierra.

Medita mientras paseas...
8. Pasos de flor de loto…
Visualiza que con cada paso que das, de la tierra brota una hermosa y radiante flor de loto (o la flor de tu preferencia). Esta técnica en particular te parecerá extraña pero créeme que vale la pena intentarlo. El sentimiento de arraigo y plenitud de esta práctica, esta más allá de las descripciones que pueda realizar.

9. Camina cuando estés enojado…
En ocasiones, cuando más necesitamos de estas herramientas, es cuando más pretextos ponemos. “No estoy de humor para eso…”, “… cuando se me pase el enfado lo haré.”. Sin embargo es en esos momentos, es cuándo más lo necesitamos. Es por esto que cuanto más practiques estas técnicas, más fácil se te hará hacer uso de ellas en el momento en que más las necesites.

10. Aprovecha el momento…
No existe el momento perfecto para caminar conscientemente; no te limites a programar “un espacio” para meditar caminando. Aunque lo ideal sería tomarnos cada día el tiempo para caminar por un sendero inspirador, tu realidad puede ser muy diferente. Aprovecha cada momento del día para caminar conscientemente. Cuando aparques el coche camina hacia tu destino conscientemente. Cuando estés en la calle, de camino a la parada del bus o en el centro comercial, simplemente recuerda sonreír y aprovecha el momento.

Meditación para curar los chakras

Meditación para curar los chakras

Por gentileza de Olga Ortiz

Recuéstate en una posición cómoda, cierra los ojos y relajate…

Toma conciencia de tu respiración y cómo se siente tu cuerpo en ese momento.

Continua relajándote hasta que casi no sientas el cuerpo, cuando esto suceda comienza a visualizar el chakra raiz; visualízalo tal y como los sientas, esto es importante… si sientes que es negro, transparente, que está roto, sucio o cualquier otra cosa. Visualízalo de esa manera.

Luego visualiza una corriente de agua cristalina bañando el chakra; visualiza como el agua se lleva las impurezas y el chakra, poco a poco, va tomando su color natural.

Cuando el chakra esté limpio, visualiza como se van curando sus “heridas” o malestares.

Repite el proceso con cada chakra.

Cuando hayas finalizado, vizualiza cómo te envuelve una nube dorada (crística) y, sobre esa capa dorada, una nube de color azul claro (Dios), pídeles protección, inspiración, que te ayuden a purificar tu energia y curarte (tambien puedes pedir ayuda a tus guías de Reiki, visualiza su energia como lo desees)

Visualiza como esas energías circulan por cada uno de tus chakras purificándolo y curándolo aun más.

Ahora visualiza estas energías recorriendo todo tu cuerpo, purificándolo y curando cualquier malestar, sea físico o espiritual.

Meditación para curar los chakras

Finalmente, concentra tu atención en el chakra cardiaco; visualiza cómo de este chakra salen puentes de luz (o de energía) que conectan con las personas con las que tienes algún tipo de relación. Probablemente haya varios y de distintos colores.

  • Si deseas terminar con una relacion dañina, corta ese puente y visualiza como lo que quede de él, es envuelto en fuego y a su vez este fuego es absorbido por la tierra.
  • Si deseas fortalecer una relacion positiva, visualiza cómo ese puente se vuelve más brillante, o toma colores similares al blanco o dorado.

Para terminar, siente el estado en que te encuentras. Poco a poco, mueve tus articulaciones y, finalmente, abre los ojos.

Tu primera meditación: al aire libre

Te voy a proponer un ejercicio sencillo para que realices tu primera meditación. Y te lo propongo al aire libre para que la naturaleza te inspire y te ayude a centrarte. Puedes ir al campo, a un parque cercano o en la piscina / playa cuando estés tomando el sol.

Busca un momento que estés sol@ y apaga tu móvil para evitar las interrupciones. Procura llevar ropa cómoda que no te apriete ni te moleste y coge una postura cómoda.

Cierra los ojos y respira hondo. Siente el sol en tu cara, como calienta la piel de tu rostro y tu cabello. Céntrate en esa sensación un momento y, poco a poco, busca la brisa que roza tus brazos y tus piernas; nota como refresca tu cara de los rayos del sol.

Ahora escucha alrededor y busca el sonido de la brisa en tus oídos. Centra tu atención en los sonidos de la naturaleza que te rodea: las hojas que se mueven al ritmo del viento, los pájaros, el agua…

¿Dónde están apoyadas tus manos? ¿sobre la arena, la madera o metal del banco? Siente el material en tus dedos… en las palmas… bajo tus pies (si estás descalz@).

Respira hondo de nuevo dejando que el aire inunde tus pulmones hasta que no puedas más y entonces, intenta retenerlo un segundo para echarlo lo más despacio que puedas. Imagina que todas tus preocupaciones y malas vibraciones salen poco a poco de tu cuerpo junto con el aire expirado.

Permanece así unos instantes más antes de abrir los ojos…

No importa lo que suceda a continuación. Quizá tu mente divague entre multitud de pensamientos (unos coherentes otros absurdos, NO IMPORTA). Quizá te entre la risa o una llantina. Quizá te levantes y te marches. Lo que te puedo asegurar es que, cuando abras los ojos, te sentirás mejor.

Te reto a que pruebes…