Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Crisis de sanación’

El síndrome del despertar de la kundalini II

Este artículo es continuación de El síndrome de la kundalini

Desde que publiqué la primera entrada sobre el síndrome, muchas han sido las personas que han acudido a mí, algunos asustados  otros ilusionados, pensando que su kundalini había despertado al reconocer algunos de los síntomas de la lista.

En primer lugar me gustaría aclarar que no es tan fácil que una kundalini despierte; si no, que se lo pregunten a todos los yoguis que durante años se han preparado para ese despertar. Es cierto que algunos sistemas de sanación energética (como Reiki Kundalini), llevan a cabo esa tarea en tiempo record comparado con el tradicional Yoga Kundalini (por ejemplo). Pero eso no quiere decir que no requiera su tiempo: al menos los sistemas que yo conozco tienen como requisito la Maestría de Reiki Tradicional, lo que ya implica un tiempo de aprendizaje y práctica antes de llegar al despertar y posterior elevación de tu kundalini.

En segundo lugar lugar, aunque es cierto que se puede producir un despertar espontáneo (consumo de drogas o medicamentos, exceso de trabajo, tensiones acumuladas, falta de descanso, abuso de las fuerzas físicas, un golpe o lesión grave en la zona de la rabadilla, la pena, los traumas, el miedo excesivo, prácticas de meditación incorrectas, el sexo, el embarazo, el parto… tal como comentabamos en el artículo anterior), ésto no quiere decir que por haber sido madre, padecer stress o haber tomado drogas durante algún periodo de tu vida, tu kundalini venga automáticamente en el “pack”. Tienen que darse también determinadas circunstancias personales, mentales, emocionales y espirituales, aparte de las mencionadas, para que ésto ocurra.

En tercer lugar, para todos aquellos que han leído de los “dones” que proporciona la kundalini y la aceleración en tu evolución… efectivamente, tu energía kundalini acelera tu evolución tremendamente y despierta los dones latentes que todos tenemos y muchas cosas más. Pero ésto tampoco es un proceso automático; para que ello ocurra tenemos que trabajar mucho y muy duramente con nuestra kundalini: liberar nuestros bloqueos, sanar traumas pendientes, trabajar nuestro ego… os aseguro que no es camino fácil sino, más bien, todo lo contrario. Por supuesto nuestra kundalini nos ayudará en ese trabajo pero requerirá mucha dedicación por nuestra parte y un trato respeteuoso. No será un camino de rosas y no terminará nunca.

KUNDALINI-2

Para terminar, me gustaría enviar 2 mensajes:

A los que han sentido síntomas parecidos a los descritos: cuando comenzamos a ser conscientes de nuestra dimensión espiritual (bien porque estamos recibiendo terapia, bien porque nos hemos iniciado, bien porque estamos en un momento de nuestra vida donde buscamos algo más…) nuestro sistema energético se pone en marcha y comienza a fluir nuestra energía (la sóla intención de evolucionar, ya pone en marcha el proceso: comenzarás a sentirte atraído por ciertos temas, llegará hasta tí información, conocerás “causalmente” un guía…); eso hace que comencemos también a sentir el “despertar” de nuestros chakras. Las sensaciones son muy parecidas a las descritas sólo que bastante más leves. En todas las consultas que he realizado hasta ahora, tan sólo en un caso era una verdadera kundalini despierta, todos los demás eran “despertares” a la propia energía; cuándo ésto ocurre, quizá te ha llegado el momento de comenzar tu camino de evolución… ¡enhorabuena!

A los que esperan “ahorrar” tiempo y trabajo de su evolución, buscando en el despertar de la kundalini una “solución” rapida a sus problemas, dudas o deseos… No os engañéis; ningún método de sanación (por muy holístico que sea), ningún Maestro (por semi-ascendido que esté o por muchos sistemas que maneje), ninguna fórmula mágica va a realizar el trabajo que debéis realizar por vosotros mismos; el camino de evolucion es un camino personal e intransferible que debéis recorrer cada uno de vosotros. El tiempo que tardéis será proporcional al tiempo que os cueste comprender esto. Intentar acelerar el proceso sólo os conducirá a decepciones y frustaciones (con vosotros mismos y con vuestros Maestros).

Dicho todo ésto, me gustaría aclarar que mi intención no es ni “reprender”, ni aconsejar, ni desilusionar a nadie, no soy quien para hacerlo; tan sólo expongo mi opinión y vivencia como alumna, como guía y como profesora (que no Maestra, salvo de mí misma y sólo a veces). Cada cual debe buscar en su interior las respuestas; si este artículo te sirve de inspiración o de ayuda, me sentiré honrada y útil.

El camino de la kundalini es una experiencia vital bella, gratificante, enriquecedora y maravillosa, a la par que dura, trabajosa y, a veces, triste y solitaria.

Si después de leer este artículo, aun crees que tu kundalini está despierta, no dudes en consultar conmigo o con un Terapueta/Maestro de tu confianza.

Namasté!

 

También te recomiendo leer: Despertares espontáneos

Anuncios

El síndrome del despertar de la kundalini

Si ya has sido sintonizado en alguna terapia energética, conocerás de primera mano qué es una Crisis de Sanación. Esto es, nada más ni nada menos, el síndrome de la kundalini. Cuándo la serpiente pasa por cada uno de nuestros chakras limpia todos los bloqueos y equilibra nuestro sistema, lo que provoca síntomas que, unidos a la adecuación de nuestro cuerpo a la nueva energía, pueden resultar molestos. Podríamos destacar, entre otros:

  • Espasmos musculares, temblores o estremecimientos del cuerpo, de tipo involuntario.
  • Sentimientos intensos de placer o gozo.
  • Sensación de frío en el cuerpo.
  • Intenso calor a nivel de la columna vertebral o en un chakra particular.
  • Sorprendentes flujos de energía.
  • Mudras (gestos hechos con las manos), Bandhas (cierres o llaves), Asanas (posturas) o Pranayama (prácticas de respiración) habituales en Yoga, que se producen espontáneamente, sin que sean hechas intencionalmente.
  • Sensación de confusión o incertidumbre sobre lo que está sucediendo con estas experiencias.
  • Cambios espontáneos en el estado de ánimo e inestabilidad emocional.
  • Aumenta la experiencia de percibir colores y luces internas.
  • Sonidos internos, como el de instrumentos musicales, zumbidos, rugidos o truenos.
  • Aromas que te envuelven (incienso, sándalo, etc.)
  • Oleadas de discernimiento creativo, intelectual o espiritual.
  • Sudor excesivo.
  • Dolor o presión en la garganta.

Por supuesto que, como en todo, cada persona es un mundo: hay quien experimentará algunos de estos síntomas, otros ninguno, y en algunos casos, los síntomas ni siquiera estarán aquí descritos. La intensidad en que se sufran, también dependerá del estado del individuo, de lo preparado que esté, de su salud física…

Sí tengo que avisar que el síndrome de la kundalini es un poco más fuerte y/o intenso que una crisis de sanación normal. Como ya hemos comentado, la energía kundalini es muy poderosa y el cuerpo tiene que acostumbrarse a gestionarla (aun cuando ya estemos habituados a manejar la energía).

Reiki Kundalini - síndrome del despertar de la kundaliniMe gustaría aclarar que el despertar de la kundalini puede tener lugar voluntaria o involuntariamente; el consumo de drogas o medicamentos, el exceso de trabajo, tensiones acumuladas, falta de descanso, abuso de las fuerzas físicas, un golpe o lesión grave en la zona de la rabadilla, la pena, los traumas, el miedo excesivo, prácticas de meditación incorrectas, el sexo, el embarazo, el parto… pueden ser motivos de un despertar involuntario de la kundalini.

Incluso para los que buscan esta experiencia, puede ser un suceso sorprendente. La evolución acelerada de la mente, cuerpo y espíritu pueden conducir a la percepción, cuasi instantánea, de un estado superior de conciencia, así como la instauración de la conciencia espiritual. Una vez que el proceso comienza, es difícil de parar y el síndrome, sin una preparación adecuada, puede ser incómodo y a veces, bastante traumático.

Si estamos preparados para ello no tendremos mayor problema; para empezar, entendemos lo que nos está pasando y, de hecho, lo estamos esperando.

Pero en el caso de un despertar involuntario, imagino que debe ser desconcertante que tu percepción de la realidad cambie tan drásticamente, o que te ataquen dolores que no entiendes, o que, de pronto, comiences a escuchar a tu Yo superior o a tus guías (en definitiva, voces en tu cabeza). En la mayoría de los casos la persona acudirá al médico, que no encontrando causa médica para los síntomas físicos, terminará derivándolo al psicólogo (si la persona se atreve a comentarle el resto de síntomas no-físicos); en cualquier caso, ninguno de ellos tratará el problema como lo que es: el síndrome del despertar del kundalini.

Ahora ya podemos entender esos casos graves de los que todos hemos oído hablar: gente que ha sufrido psicosis, ha intentado suicidarse o incluso ha muerto por un mal despertar de su kundalini. Bien porque no entiende los síntomas debido a un despertar involuntario, bien por buscar la experiencia de manera errónea (su kundalini ha subido por el camino incorrecto). Piensa en cuántas personas sometidas a emergencia espiritual, han acudido al médico y han sido mal diagnosticadas y tratadas con medicación supresora, propia de la enfermedad nerviosa o mental; esto complicará aun más el proceso.

Si somos conscientes de lo que nos está pasando, si trabajamos duro y nos empleamos a fondo en alimentar nuestra kundalini y en avanzar en nuestro proceso de aprendizaje, el síndrome del despertar de la kundalini será una crisis de sanación más (aunque bastante más potente de lo que estás acostumbrado).

Una vez despierta, cada vez que tu kundalini se eleve dentro de ti, limpiará tu sistema energético y eliminará bloqueos por lo que provocará la crisis de sanación correspondiente. Con el tiempo, si estamos equilibrados, serán cada vez menos frecuentes al encontrar menos bloqueos en su camino de ascensión.

Este artículo continúa aquí: El síndrome del despertar de la kundalini II

También te recomiendo leer: Despertares espontáneos

La crisis de sanación

Cuándo comenté que hacía Reiki entre mis amigos y familiares, muchos me advirtieron que debía tener cuidado pues sabían de conocidos que recibieron tratamiento y tuvieron que dejarlo por que empeoraron sus síntomas. También me advirtieron que tuviera cuidado al tratar a los pacientes para no cargarme de sus “malas energías”.

Lo primero que me gustaría aclarar a los nuevos terapeutas, es que la Energía Vital Universal es una “energía inteligente”, es decir, nunca vas a recibir más de la que tu sistema energético pueda controlar y, aunque te equivoques de sitio al poner las manos, siempre llegará al lugar donde se necesita; además, es inagotable.

Esto quiere decir que el terapeuta, por mucho Reiki que aplique a su paciente, nunca canaliza su propia energía (por lo que no la “gasta”); por otro lado, sólo se limita a “canalizar” por lo que no se lleva energía del paciente a su casa, ni positiva ni negativa. Otra cosa es, que el terapeuta tenga algo que sanar con emociones similares a las que está sanando en el paciente, entonces nos encontramos ante un “Efecto Diapasón”.

Después de una sesión de reiki pueden empeorar los síntomas, es la crisis de sanaciónY ahora, hablemos sobre el empeoramiento de los síntomas…

Cuando recibes una sesión de Reiki o eres sintonizado en los cursos, tus centros de energía se equilibran, lo que provoca que tu cuerpo comience a sanarse a todos los niveles. Este proceso de “limpieza” dura aprox. 21 días durante los cuáles, puedes tener algunas molestias (esto no es una ciencia exacta, hay quien tiene molestias al cumplir los 21 días y quien las tiene al día siguiente).

Esto que llamamos “Crisis de sanación” no es sino un proceso de purificación que nos conduce a una aceleración en nuestra evolución.

Voy a explicarlo con un ejemplo ficticio:

El paciente X acude a la consulta porque se siente muy enfadado y no sabe cuál es la razón. Su vida está completa: tiene una familia estupenda que le da muchas alegrías, un trabajo bien remunerado que le llena y unos amigos con los que comparte parte de su tiempo libre… pero por algún motivo se siente siempre enfadado.

La primera sesión de Reiki lo hará sentirse mejor, incluso eufórico. Durante unos días persistirá esa sensación agradable. Entonces, sin ningún motivo aparente, una mañana se levanta con la misma sensación de enfado original y unas ganas increíbles de discutir con todo el mundo.

Está teniendo su crisis de sanación. Algún conflicto en su interior que aun no había solucionado lo hacía sentirse enojado. El Reiki lo ha sacado a flote para solucionarlo. El paciente X tienes 2 opciones:

  • Trabajar en el problema y solucionarlo
  • Mantener el problema dentro de sí y continuar ignorándolo.

Si se decide por trabajar el conflicto para poder llevar una vida más plena,  las sucesivas sesiones de Reiki pueden servirle de mucha ayuda, tanto para encontrar la raíz del problema como para trabajar en su solución y mitigar los síntomas. En este caso, nuestro paciente X está “acelerando su evolución” pues, gracias al Reiki, estará sanando en unos días (o semanas) un proceso que podría haber necesitado de años para resolverse por sí mismo.

Me gustaría recordar que el Reiki, como terapia holística que es, va a sanar tu cuerpo, mente, emociones y espíritu. Esto implica que, a parte del trabajo de tu terapeuta, necesitarás poner de tu parte y trabajar en tu propia sanación (si realmente estás interesado en curar determinadas heridas o aspectos de tu vida). De este modo, los síntomas de la Crisis de Sanación pueden afectar en todos los niveles:

  • Síntomas físicos

Después de una sesión de reiki pueden empeorar los síntomas, es la crisis de sanaciónIncremento del sudor, orina o evacuaciones, vómitos, sarpullidos, síntomas de resfriado o gripe, dolores de cabeza o fiebre. El cuerpo se está limpiando y depurando.

  • Síntomas mentales o emocionales

Ira, tristeza, miedo, odio o ansiedad. Cuándo este tipo de sentimientos no se liberan y permanecen en nuestro interior, no sólo no nos permiten disfrutar plenamente de la vida, además pueden dañar los órganos donde se acumulan. Durante la Crisis de Sanación pueden verse potenciados: el cuerpo nos da la oportunidad de indagar porqué tenemos esos sentimientos para poder liberarnos.

Quiero aclarar que no todo el mundo tiene crisis de sanación, a veces es tan sutil que ni se nota y otras veces es más fuerte y nos puede dejar un par de días en cama. Y, por supuesto, no tendrás TODOS los síntomas aquí descritos, no te asustes. La sintomatología dependerá de los problemas físicos, mentales o emocionales que cada paciente traiga consigo.

Si acabas de recibir tu primera sintonización o sesión de Reiki y has sentido cualquiera de estos síntomas (u otros parecidos), siéntete feliz por haber comenzado tu proceso de sanación y evolución; no abandones tu tratamiento o autotratamiento, te ayudará a superarlo mejor y terminar de sanarlo.

Recuerda siempre consultar a tu Terapeuta o Maestro cualquier duda que te surja.