Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Yo Superior’

Evolucionando con tu enfermedad

Somos cuerpo, mente, pensamientos y espíritu.

Somos un TODO compuesto por cuatro facetas que necesitan estar equilibradas: cada una en si misma y todas en conjunto.

sanacion

Como desde niños no se nos enseña a vernos “holísticamente”, tendemos a tratar de manera independiente nuestra enfermedad física de nuestros sentimientos, pensamientos y nuestra parte espiritual, sin tomar en cuenta la relación tan vital que existe entre ellos.

La enfermedad es un síntoma de desequilibrio en nuestra vida. Toda enfermedad física tiene un origen mental, emocional o espiritual: pensamientos erróneos que me dañan, emociones contenidas acumuladas, creencias erráticas que me hacen vivir con miedo (o falta de creencias)… Vivimos en un mundo donde lo más importante es el cuerpo y la mente; hemos aprendido a no expresar nuestras emociones y nuestra espiritualidad está desapareciendo a borbotones. Todo esto hace que vivamos en un permanente “desequilibrio”. No podemos cambiar el mundo en que vivimos nosotros sólos, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos para equilibrar nuestra propia vida. Y cuando la nueva energía se hace presente en tu vida, todo cambia alrededor, en los que te rodean.

Usa tu enfermedad para avanzar en tu evolución.

Ya sea un simple resfriado, una fractura, un quiste o un tumor… busca un momento a sólas y habla con tu enfermedad: preguntale de dónde viene, por qué la sufres, qué debes aprender de ella, qué patrones debes cambiar para sanarla, etc. No importa que trabajes con la energía o no, que escuches a tus guías o no, si pides respuestas al Universo, el Universo te contestará de un modo u otro: imágenes, palabras, certezas, mensajes repetitivos en distintos medios, un correo que “casualmente” te llega, la vecina que te dice algo que necesitabas escuchar… el Universo siempre encuentra el modo de que recibas su mensaje, sólo tienes que lanzar tu pregunta y “escuchar”… fluir.

82230-1351614943-48544

Una vez recibas las respuestas comenzará el verdadero trabajo para la sanación de dicha enfermedad, que culminará con un avance en tu evolución: deberás perdonar, cambiar ciertos patrones de tu vida, romper con lastres que detienen tu crecimiento o aprender a enfrentarte a los acontecimientos que te depara el futuro “desde otro punto de vista”. Este es el verdadero reto al que te enfrentarás, o no… esa será tu decisión.

Las terapias naturales holísticas (Reiki, Masaje Metamórfico, Liberación de emociones, Fitoterapia, Medicina China, etc.) tratan al ser humano como un TODO, no limitándose a tratar los síntomas físicos de la enfermedad, sino buscando la verdadera causa (emocional, mental o espiritual) de dicha dolencia para “atacar” la enfermedad en su verdadero inicio. De este modo, no símplemente voy a ayudar al cuerpo a expulsar las piedras que tenga en la vesícula, sino que voy a tratar las emociones contenidas que han generado esas piedras a lo largo de los años, para evitar que vuelvan a producirse en un futuro (por ejemplo).

Por supuesto, acude a tu médico y sigue su tratamiento al pie de la letra; la medicina holística no es “alternativa” sino “complementaria”.

2014 – El año del ermitaño

Bienvenido a un nuevo año… ¡el primero del resto de tu vida!
Es el mejor momento para replantearte cómo quieres que sea y qué esperas de él.

Acabamos de terminar un año duro y trabajoso; veamos este Enero como el sol resplandeciente después de un día de tormenta. Aprovecha su calor para reencontrarte contigo mism@, para escudriñar en tu interior y comenzar a escuchar a tu corazón. Contacta con tu parte sagrada y redescubre todo lo que tu alma inmortal aprendió durante milenios.

¡Busca a tu Maestr@ interno!

2014: el año del ermitaño

El Yo Superior: la parte nuestra que se queda “arriba”

Por David TopíYo Superior

Estoy seguro que todos habéis oído hablar del “Yo Superior”. Es algo que todo aquel que medita, o hace algún tipo de practica espiritual tiene conexión o conciencia de su existencia. Así como los guías espirituales nos parece algo mas fácil de entender y de trabajar con ellos, el Yo Superior es algo mas “etéreo” y que nos puede parecer más “abstracto” en cuanto a “su función”.

Desdoblamiento del alma

En el momento de encarnarse para una nueva vida, el alma que todos llevamos dentro se deja un trocito en casa. La capacidad de desdoblar la energía y “encarnar” solo una parte de la misma es lo que da lugar al Yo Superior (la parte nuestra que se mantiene en los planos astrales) y la parte del espiritu que se une al cuerpo y que forma parte de nuestra esencia.

Este Yo Superior sigue siendo lo mismo que somos “nosotros” cuando no estamos atrapados tras el velo de la amnesia espiritual y sabemos quienes somos en realidad, seres espirituales en una experiencia humana, pues es parte de la misma energía, con la diferencia que nuestra alma, al haber dejado un “trocito” “allá arriba” tiene una conexión directa con una información que le está vedada o borrada de la memoria en el momento que viene al mundo.

La función del Yo Superior

Así como nuestros guías son seres estupendos y unos grandes consejeros que nos ayudan en todo momento para orientarnos por el sendero del día a día; el plan de vida, el proyecto de estudios, aquello que hemos venido a hacer es directamente responsabilidad del Yo Superior que guarda toda esa información para que su parte encarnada, nosotros, podamos acceder a ella cuando lo necesitemos para saber “por donde tirar”.  Estos planes, lecciones y demás son evidentemente accesibles y comunicados a nuestros guías que tienen como misión ayudarnos a cumplirlos, pero el diseñador original no es otro que tu Yo Superior.

Consultando al Yo Superior

Cuando queremos realmente obtener información o ayuda sobre nuestro verdadero destino, camino en la vida, propósito, etc, nuestro Yo Superior es la clave para ello. Aprender a conectar con él se hace de la misma forma que meditando para conectar con tus guías, simplemente estás dirigiendo tu conexión hacia otro tipo de energía-ser y las forma en que lo percibirás será ciertamente distinta, pero las respuestas son igual de válidas. Nuestros guías tienen también toda esa información, pero muchas veces consultaran primero a tu Yo Superior si deben o no transmitírtela en el momento de tu vida en el que la solicites. Porque recuerda, el Yo Superior es una parte de ti mismo y solo busca que cumplas esos objetivos que se propuso antes de mandar una parte de si a una nueva experiencia humana, ¿que interés tendría en no proporcionar esa ayuda cuando sea oportuno para ello de forma que se cumplan sus propósitos?

Buscando información para hablar de nuestro principal Maestro, nuestro Yo Superior, me topé con éste artículo. Me parece que ilustra perfectamente y de forma clara y sencilla lo que es. Con el permiso del autor, me he permitido compartirlo y ponerlo a vuestra disposición; en caso contrario que me avise y lo retiro… 😉

Viajes con mi Yo Superior 1

16 de Noviembre de 2012

Hacía varias semanas que no conseguía contactar con mis guías y, algunos acontecimientos recientes, me hicieron sentir la necesidad de hablar con ellos. Comencé como cada meditación, sintiendo la conexión con la energía universal. Tracé el símbolo en la palma de mi mano y lo llevé al corazón…

Una gran energía me golpeó el pecho al tiempo que un amor incondicional me inundaba. Los ojos se me llenaron de lágrimas comprendiendo que estaban alli, conmigo.

Mi Guía vestido de negro venía hacia mí de nuevo. Siempre lo veía borroso pero, en esta ocasión, lo vi claramente solo que, en lugar de su traje negro habitual vestía una capa negra con una gran capucha que le cubría la cara. Una vez más no quería darse a conocer…

Volver a ver su silueta acercándose, me hizo sentir gratitud y esperanza. Como siempre, se situó a mi espalda y me abrazó. Puso sus manos sobre mi corazón y sentí todo su amor y apoyo. Después me colocó una mano sobre la frente y me dejé llevar: había llegado el momento de viajar…

hombrearbolVi como de mis piernas salían raíces que se hundían en la tierra. Mis brazos comenzarón a crecer transformándose en ramas. Unas ramas que seguían creciendo mientras se llenaban de hojas y comenzaban a dar sombra. Mucha gente venía a cobijarse del sol bajo mi sombra y la copa no dejaba de crecer, haciéndose más y más grande mientras más y más gente se metía bajo ella.

Entonces sentí que abandonaba mi cuerpo-árbol y comenzaba a elevarme. Vi el planeta alejarse mientras yo subía y subía. Millones de estelas de luz me marcaban el camino. Yo las seguía y llegaba a una especie de campo lleno de luz. Allí me vi parando y a mi lado pasó un grupo de amigos saludándome todos con la mano. Yo seguía alli parada y vi como otro pequeño grupo de personas se iluminaba a mi lado. El grupo comenzó a aumentar en número pero yo volvía a elevarme sobre sus cabezas y veía el tapiz que todos juntos formábamos en aquel campo. Todos unidos por hilos resplandecientes y todos formando aquella maravillosa tela.

Vi como se expandía la tela de la vida y cómo había distintas capas unas encima de otras. De pronto vi como unas manos que tejían los hilos de aquel tapiz y me sentí mal, como si de pronto me percatara de que alguien estaba manejandonos a todos. Alquien muy superior y con gran poder. No me gustó aquella idea pero mi Guía, por primera vez, se puso delante mío y me sujetó la cara mientras me hablaba:

No pienses en términos de poder o control, eso aquí no significa nada. Todos formamos parte de la misma tela, simplemente algunos tienen más experiencia.

Su comentario me devolvió la serenidad y, por segunda vez, me atreví a preguntar:

– ¿Quién eres? – esperando de nuevo aquel “aun no necesitas saberlo” que me dijo la primera vez.
Yo soy tú. Tu eres ellos (dijo señalando a la tela). Ellos son tú. TODOS SOMOS UNO!

yo-superiorcuanticoDe pronto estaba en un lago maravilloso rodeado de naturaleza. Tumbada sobre la hoja de un nenúfar enorme, me dejaba llevar por la corriente mientras miraba el cielo, los árboles, las plantas… la quietud de aquel paraje. Me puse en pié sobre la hoja y mi guía estaba delante de mí. Me acerqué y retiré la capucha que le cubría la cara. Entonces me ví a mi misma bajo aquella tela. Mi guía me sonrió y se fundió conmigo. Abrimos los brazos y comenzamos a volar…

Subimos y subimos mientras comprendo en mi corazón que aquel guía, era mi Yo Superior. Me muestra imágenes de todas las veces que lo he sentido y ha estado junto a mí. Seguimos subiendo. Por momentos durante el viaje, nos separamos y vamos uno junto a otro. A veces mi mente entra en acción haciéndome dudar y entonces se da la vuelta y me lleva de nuevo a la meditación diciéndome:

Deja de usar tu mente. Siente, ¡sólo siente!

Y utilizo mi mente por última vez, antes de dejarme llevar, para formular una pregunta

– ¿Cómo puedo mejorar? – mientras sigo disfrutando de mi viaje junto a mi Yo superior.

004_india_asceticismLlegamos a una gran sala, como un anfiteatro. Mi Yo superior y yo inmersos en nuestro parloteo mientras, alrededor nuestro, Maestros y Guías nos miran divertidos. Vuelvo a salir de mi cuerpo y me elevo hasta donde un Maestro hindú, con largas barbas blancas y cara sonriente, me mira fijamente.

Mirate desde fuera. Así podrás ver tu misma tus errores. Aprende a mirarte desde fuera. Jajajajajajaja

Y permanezco contemplándome con mi Yo superior en el centro de aquel salón. No puedo evitar acompañar al Maestro en su risotada. Mi mente vuelve a entrar en acción y entonces, de alguna manera, vuelvo a salirme de mi cuerpo dejando tras de mí otra presencia etérica, que se va desvaneciendo poco a poco. El Maestro hindú vuelve a reir a carcajadas…

Mira que truco acabas de hacer para dejar a tu mente fuera de ésto. – me dice – ¡Que ingenioso! Jajajajajaja

Y entonces comienzo a correr muy rápidamente hacia ninguna parte, dejando presencias de mi cuerpo por todo el camino que se van desvaneciendo lentamente.

Vuelvo a estar en el estanque, sobre aquella hoja meciéndome en el agua. Mi guía está a mi lado y vuelve a poner su mano sobre mi corazón. Es inmenso lo que siento. Mientras recibo su energía, veo unos seres que se acercan a mí. Siento una presión intensa en mi corona que me cubre toda la cabeza, como un pesado casco. Vuelvo a salir de mi cuerpo y observo como unos grandes dedos que me “amasan” el cerebro.

– ¿Qué me estáis haciendo?
Te estamos iniciando, pero no te preocupes, ya lo entenderás poco a poco. Vigila tus sueños , te darán información.

La presión dura unos momentos y, poco a poco, disminuye. Me despido de mi Yo superior y de estos seres y agradezco a todos los Maestros que me acompañaron en esta maravillosa experiencia…

Pinturas: