Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Somos cuerpo, mente, pensamientos y espíritu.

Somos un TODO compuesto por cuatro facetas que necesitan estar equilibradas: cada una en si misma y todas en conjunto.

sanacion

Como desde niños no se nos enseña a vernos “holísticamente”, tendemos a tratar de manera independiente nuestra enfermedad física de nuestros sentimientos, pensamientos y nuestra parte espiritual, sin tomar en cuenta la relación tan vital que existe entre ellos.

La enfermedad es un síntoma de desequilibrio en nuestra vida. Toda enfermedad física tiene un origen mental, emocional o espiritual: pensamientos erróneos que me dañan, emociones contenidas acumuladas, creencias erráticas que me hacen vivir con miedo (o falta de creencias)… Vivimos en un mundo donde lo más importante es el cuerpo y la mente; hemos aprendido a no expresar nuestras emociones y nuestra espiritualidad está desapareciendo a borbotones. Todo esto hace que vivamos en un permanente “desequilibrio”. No podemos cambiar el mundo en que vivimos nosotros sólos, pero si podemos cambiarnos a nosotros mismos para equilibrar nuestra propia vida. Y cuando la nueva energía se hace presente en tu vida, todo cambia alrededor, en los que te rodean.

Usa tu enfermedad para avanzar en tu evolución.

Ya sea un simple resfriado, una fractura, un quiste o un tumor… busca un momento a sólas y habla con tu enfermedad: preguntale de dónde viene, por qué la sufres, qué debes aprender de ella, qué patrones debes cambiar para sanarla, etc. No importa que trabajes con la energía o no, que escuches a tus guías o no, si pides respuestas al Universo, el Universo te contestará de un modo u otro: imágenes, palabras, certezas, mensajes repetitivos en distintos medios, un correo que “casualmente” te llega, la vecina que te dice algo que necesitabas escuchar… el Universo siempre encuentra el modo de que recibas su mensaje, sólo tienes que lanzar tu pregunta y “escuchar”… fluir.

82230-1351614943-48544

Una vez recibas las respuestas comenzará el verdadero trabajo para la sanación de dicha enfermedad, que culminará con un avance en tu evolución: deberás perdonar, cambiar ciertos patrones de tu vida, romper con lastres que detienen tu crecimiento o aprender a enfrentarte a los acontecimientos que te depara el futuro “desde otro punto de vista”. Este es el verdadero reto al que te enfrentarás, o no… esa será tu decisión.

Las terapias naturales holísticas (Reiki, Masaje Metamórfico, Liberación de emociones, Fitoterapia, Medicina China, etc.) tratan al ser humano como un TODO, no limitándose a tratar los síntomas físicos de la enfermedad, sino buscando la verdadera causa (emocional, mental o espiritual) de dicha dolencia para “atacar” la enfermedad en su verdadero inicio. De este modo, no símplemente voy a ayudar al cuerpo a expulsar las piedras que tenga en la vesícula, sino que voy a tratar las emociones contenidas que han generado esas piedras a lo largo de los años, para evitar que vuelvan a producirse en un futuro (por ejemplo).

Por supuesto, acude a tu médico y sigue su tratamiento al pie de la letra; la medicina holística no es “alternativa” sino “complementaria”.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: