Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Entradas etiquetadas como ‘Aprendizaje’

Mantras

En sánscrito, Man que significa mente y Tra que significa liberar. Es decir, el mantra nos ayuda a “liberar la mente” librarnos del diálogo interno involuntario para poder acceder así a estados superiores de consciencia.

Mantra OM MANI PADME HUM

Mantra OM MANI PADME HUM

Un Mantra es una palabra o un conjunto de palabras que poseen una vibración especial y nos inducen a un estado de consciencia distinto cuando se recitan o se escuchan. Normalmente están escritos en sánscrito o en tibetano, pero también podemos utilizar nuestros propios mantras, frases o palabras que nos hagan sentir bien o que nos ayuden a concentrarnos: “soy feliz”, “deseo sanarme”, “voy caminando”.

El simple hecho de recitar un mantra mentalmente acompasándolo con nuestra respiración, nos ayuda a centrar nuestra atención evitando el diálogo interno durante la meditación.

Para empezar a practicar con algo sencillo, os voy a recomendar el ya conocido OM  y uno de mis mantras favoritos, SO HAM. También puedes comenzar con cada uno de los mantras asociados a los chakras:

Mantra OM

Mantra OM

  • Chakra base (Mulhadara)……………. LAM
  • Chakra umbilical (Swadhisthana)……. VAM
  • Chakra del plexo solar (Manipura)…… RAM
  • Chakra corazón (Anahata)…………… YAM
  • Chakra garganta (Vishuda)………….. HAM
  • Chakra del tercer ojo (Ajna)………… OM
  • Chakra coronario (Sahasrara)……….. N (nasal)

Mudras

Hablemos de mudras...En sánscrito, mud significa alegría y ra, poner en marcha. Así que el significado de Mudra sería “poner en marcha la alegría”. Qué bonito, ¿verdad?

Son posturas (asanas) o gestos corporales que podemos realizar con los dedos de las manos durante la meditación a fin de abrir, liberar o cerrar las corrientes de energías internas (Ki-Prana-Chi).

Los mudras nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo así como facilitar la consecución de numerosos objetivos como la elevación espiritual, la sanación física y la sanación emocional.

A los Mudras se les atribuyen poderes terapéuticos o curativos sobre el cuerpo. La mano izquierda representa la concentración; el meñique es caridad, el anular disciplina, el dedo medio paciencia, el índice energía y el pulgar contemplación. La mano derecha es la sabiduría; el meñique representa sabiduría, el anular discernimiento, el dedo medio voluntad, el índice es poder y el pulgar es conocimiento. Bastará con que juntes la yema de tu dedo pulgar con la yema del dedo correspondiente para realizar un mudra que te ayude a potenciar el rasgo que necesites.

Para comenzar la práctica con mudras más complejos, os voy a recomendar uno muy interesante:

MAN SUHAAVE MUDRA KRIYA - El mudra que tranquiliza la Mente en 3 Minutos...MAN SUHAAVE MUDRA KRIYA

Para tranquilizar la Mente en 3 Minutos.

Siéntate en Postura Fácil con la columna recta, dobla los codos y junta las manos a la altura del Centro del Corazón. Los codos deben mantenerse ligeramente por debajo del nivel de las manos. Dobla los dedos índices hacia las palmas, júntalos de modo que se presionen desde la 1ª a la 2ª articulación. Extiende los dedos corazón, juntándolos en las puntas, mientras el resto de los dedos permanecen curvados hacia las manos. Los pulgares también se juntan en las puntas. Mantén el mudra a aproximadamente 10 cms. del cuerpo con el dedo corazón extendido y apuntando hacia delante. Concéntrate en la punta de la nariz. Inhala completamente repitiendo el mantra que elijas. Exhala, mantén el aire fuera y repite el mantra el mismo número de veces ahora con el aire retenido. Continúa durante 3 minutos.

Esta posición se conoce como “el Mudra que agrada a la mente”. Buda se lo dio a sus discípulos para controlar y tranquilizar la mente.

El sistema energético

Todos sabemos que nuestro cuerpo tiene distintos sistemas: respiratorio, nervioso, circulatorio, musco-esquelético, reproductor… Más desconocido, pero no por ello menos importante, es el sistema energético.

Sistemas del cuerpo humano: muscular, nervioso, circulatorio, energético.

Sistemas del cuerpo humano: muscular, nervioso, circulatorio, energético…

Comencemos por conocer las partes fundamentales para su funcionamiento:

  • MERIDIANOS y NADIS, los canales internos de energía que recorren nuestro cuerpo.
  • CHAKRAS, los centros que gestionan la energía.
  • AURA, el campo energético que nos rodea.

Los chakras

Nadis y meridianosSon los centros de administración de la energía. Están repartidos por todo el cuerpo y se encuentran conectados a través de unos conductos llamados NADIS.

Existen infinidad de chakras pero, en principio, vamos a centrarnos en los 7 principales, repartidos a lo largo de nuestra columna vertebral.

Cada uno de estos chakras administra energía a una determinada parte de nuestro cuerpo manteniendo, de ese modo, el buen funcionamiento de las células, tejidos y órganos situados en la zona de influencia; del mismo modo, atienden a distintos aspectos mentales y emocionales de la persona.

Los chacras tienen forma de conos o torbellinosUn chakra tiene forma de cono (torbellino) giratorio, con la parte más ancha hacia el exterior y el vórtice hacia el interior de nuestro cuerpo, a través del cual se conecta al canal principal de energía. Todos los chakras son conos dobles (cada uno tiene correpondencia por la parte delantera y trasera del cuerpo) excepto el chakra raíz y el chakra corona, que se sitúan en sentido vertical y sólo tienen un cono.

Cada chakra está asociado a un color del arcoiris; así mismo, se asocian a distintas gemas, elementos de la naturaleza, plantas, aromas, sonidos… todo depende de la terapia que se utilice para trabajar con ellos.

El aura

Es nuestro campo energético; la radiación de energía que envuelve nuestro cuerpo. Nuestra aura está constantemente interactuando con otros campos energéticos: los árboles, las montañas, el río, los minerales, los animales, otras personas… es por eso que es tan importante vivir en armonía con lo que nos rodea y con quienes nos rodean.

¿Nunca te has fijado que, sin conocer a alguien, sientes automáticamente afinidad o rechazo? Tu aura te precede e interactúa con el aura del desconocido antes de que tú siquiera hables con él…

El aura está compuesta de siete capas superpuestas, cada una de ellas con una finalidad distinta, y que se corresponden con cada uno de los 7 chakras principales.

Sistema energético: los 7 chakras y las 7 capas del aura

Sistema energético: los 7 chakras y las 7 capas del aura

La crisis de sanación

Cuándo comenté que hacía Reiki entre mis amigos y familiares, muchos me advirtieron que debía tener cuidado pues sabían de conocidos que recibieron tratamiento y tuvieron que dejarlo por que empeoraron sus síntomas. También me advirtieron que tuviera cuidado al tratar a los pacientes para no cargarme de sus “malas energías”.

Lo primero que me gustaría aclarar a los nuevos terapeutas, es que la Energía Vital Universal es una “energía inteligente”, es decir, nunca vas a recibir más de la que tu sistema energético pueda controlar y, aunque te equivoques de sitio al poner las manos, siempre llegará al lugar donde se necesita; además, es inagotable.

Esto quiere decir que el terapeuta, por mucho Reiki que aplique a su paciente, nunca canaliza su propia energía (por lo que no la “gasta”); por otro lado, sólo se limita a “canalizar” por lo que no se lleva energía del paciente a su casa, ni positiva ni negativa. Otra cosa es, que el terapeuta tenga algo que sanar con emociones similares a las que está sanando en el paciente, entonces nos encontramos ante un “Efecto Diapasón”.

Después de una sesión de reiki pueden empeorar los síntomas, es la crisis de sanaciónY ahora, hablemos sobre el empeoramiento de los síntomas…

Cuando recibes una sesión de Reiki o eres sintonizado en los cursos, tus centros de energía se equilibran, lo que provoca que tu cuerpo comience a sanarse a todos los niveles. Este proceso de “limpieza” dura aprox. 21 días durante los cuáles, puedes tener algunas molestias (esto no es una ciencia exacta, hay quien tiene molestias al cumplir los 21 días y quien las tiene al día siguiente).

Esto que llamamos “Crisis de sanación” no es sino un proceso de purificación que nos conduce a una aceleración en nuestra evolución.

Voy a explicarlo con un ejemplo ficticio:

El paciente X acude a la consulta porque se siente muy enfadado y no sabe cuál es la razón. Su vida está completa: tiene una familia estupenda que le da muchas alegrías, un trabajo bien remunerado que le llena y unos amigos con los que comparte parte de su tiempo libre… pero por algún motivo se siente siempre enfadado.

La primera sesión de Reiki lo hará sentirse mejor, incluso eufórico. Durante unos días persistirá esa sensación agradable. Entonces, sin ningún motivo aparente, una mañana se levanta con la misma sensación de enfado original y unas ganas increíbles de discutir con todo el mundo.

Está teniendo su crisis de sanación. Algún conflicto en su interior que aun no había solucionado lo hacía sentirse enojado. El Reiki lo ha sacado a flote para solucionarlo. El paciente X tienes 2 opciones:

  • Trabajar en el problema y solucionarlo
  • Mantener el problema dentro de sí y continuar ignorándolo.

Si se decide por trabajar el conflicto para poder llevar una vida más plena,  las sucesivas sesiones de Reiki pueden servirle de mucha ayuda, tanto para encontrar la raíz del problema como para trabajar en su solución y mitigar los síntomas. En este caso, nuestro paciente X está “acelerando su evolución” pues, gracias al Reiki, estará sanando en unos días (o semanas) un proceso que podría haber necesitado de años para resolverse por sí mismo.

Me gustaría recordar que el Reiki, como terapia holística que es, va a sanar tu cuerpo, mente, emociones y espíritu. Esto implica que, a parte del trabajo de tu terapeuta, necesitarás poner de tu parte y trabajar en tu propia sanación (si realmente estás interesado en curar determinadas heridas o aspectos de tu vida). De este modo, los síntomas de la Crisis de Sanación pueden afectar en todos los niveles:

  • Síntomas físicos

Después de una sesión de reiki pueden empeorar los síntomas, es la crisis de sanaciónIncremento del sudor, orina o evacuaciones, vómitos, sarpullidos, síntomas de resfriado o gripe, dolores de cabeza o fiebre. El cuerpo se está limpiando y depurando.

  • Síntomas mentales o emocionales

Ira, tristeza, miedo, odio o ansiedad. Cuándo este tipo de sentimientos no se liberan y permanecen en nuestro interior, no sólo no nos permiten disfrutar plenamente de la vida, además pueden dañar los órganos donde se acumulan. Durante la Crisis de Sanación pueden verse potenciados: el cuerpo nos da la oportunidad de indagar porqué tenemos esos sentimientos para poder liberarnos.

Quiero aclarar que no todo el mundo tiene crisis de sanación, a veces es tan sutil que ni se nota y otras veces es más fuerte y nos puede dejar un par de días en cama. Y, por supuesto, no tendrás TODOS los síntomas aquí descritos, no te asustes. La sintomatología dependerá de los problemas físicos, mentales o emocionales que cada paciente traiga consigo.

Si acabas de recibir tu primera sintonización o sesión de Reiki y has sentido cualquiera de estos síntomas (u otros parecidos), siéntete feliz por haber comenzado tu proceso de sanación y evolución; no abandones tu tratamiento o autotratamiento, te ayudará a superarlo mejor y terminar de sanarlo.

Recuerda siempre consultar a tu Terapeuta o Maestro cualquier duda que te surja.

La sesión de Reiki

No se puede generalizar, ya sabemos que cada persona es un mundo y sus circunstancias… No obstante, si te decides a recibir tu primera sesión de Reiki, esto es, a grandes rasgos, lo que puedes esperar:

¿Cómo es una sesión de Reiki?

La duración aproximada es de 1 hora. El paciente se tumba en la camilla y se relaja con los ojos cerrados hasta el final de la sesión. No es necesario desnudarse, basta con descalzarse y se recomienda llevar unos calcetines gruesos (es muy habitual la disminución de temperatura).

El terapeuta no te dará un masaje, simplemente pondrá sus manos sobre diferentes partes de tu cuerpo para permitir el flujo de energía; normalmente se comienza por los 7 chacras principales; después se canalizará energía por diferentes chacras menores en diferentes puntos de los brazos y de las piernas, para terminar aplicando Reiki en cualquier parte del cuerpo que lo demande.

Chacras principales y secundarios

En algunos casos notarás las manos de tu terapeuta sobre el cuerpo y, en otros casos, las colocará a cierta distancia.

¿Tengo que sentir algo?

Cuando te están aplicando Reiki, puedes sentir que las manos del terapeuta desprenden calor, frío o cosquilleo; todo ello es normal, cada uno percibe la energía de distinta forma.

Una vez que la energía comienza a entrar en tu sistema, la primera sensación es de relajación intensa y paz mental. Déjate llevar y disfruta de del momento. Algunas personas visualizan colores, otras se quedan dormidas. Todo normal, no hay que cohibirse, ni paciente ni terapeuta. Es habitual la disminución de temperatura corporal durante la sesión; avisa a tu terapeuta para que te abrigue.

Durante la sesión, la Energía Vital Universal entrará en tu sistema energético y limpiará todo a su paso; bloqueos emocionales, experiencias traumáticas o dolorosas sin sanar se remueven por dentro para comenzar su proceso de sanación. Aunque la sesión transcurre en silencio, puede ser que, en un momento determinado, el paciente sienta la necesidad de decir algo, llorar, reir, suspirar… ¡No te asustes ni te avergüences! es mejor no contenerse y dejarlo salir. Esto es señal de que la energía está comenzando a sanarnos. Un buen terapeuta continuará aplicando Reiki y te acompañará en durante el proceso.

La sesión de Reiki

Si tienes algún problema físico (dolor en articulaciones, estreñimiento, dolores menstruales, gases, etc.) es posible que, al poner las manos en la zona correspondiente, sientas algún dolor o como si algo se removiera dentro; también puedes comenzar a toser o aumentar tu secreción nasal. También es normal y es buena señal, estamos sanando.

También se da el caso de personas que no sienten nada durante la sesión (ni frío ni calor, no ven colores ni ríen, ni lloran, ni nada… También es normal y no quiere decir que el Reiki no haya funcionado. Deja pasar unos días y seguro que comienzas a sentir los cambios que se están realizando en tu interior.

Todos estos síntomas pueden agravarse los días posteriores a la sesión. Muchas personas se asustan y creen que el Reiki les ha empeorado. Esto también es normal y se llama Crisis de Sanación. Sigue adelante con las sesiones, te sentirás mejor y es señal de que la Energía Vital Universal ha comenzado tu proceso de sanación. Mantén informado a tu terapeuta.

Ten en cuenta que:

  • Tu terapeuta de Reiki no necesita saber qué enfermedad tienes para tratarte pero, si consideras oportuno informarle sobre algún tema que quieras tratarte en particular o una dolencia grave, no dudes en hacerlo (por ejem.: que lleves marcapasos, sufras una depresión grave, etc.).
  • Si sufres alguna enfermedad y consideras tratarla también con Reiki, recuerda que la Energía Vital Universal no sustituye a los medicamentos y tratamientos de tu médico, pero sí ayudará a que sean más efectivos y llevaderos.
  • No es necesario que estés enfermo para recibir la Energía Vital Universal; el Reiki es una herramienta excelente de crecimiento personal y puede ayudarte a expandir tu espiritualidad (no importa las creencias que tengas).

Reiki II

Sesión de ReikiUna vez descubierto el Reiki, si piensas que puede ayudarte en tu vida, tienes 2 opciones para disfrutarlo:

  • Buscar un terapeuta que te ofrezca confianza y acudir a sesiones periódicas de tratamiento.
  • Iniciarte en el Reiki y comenzar tu propia autosanación (y la de tu familia, amigos, mascotas… pacientes).

Si decides aprender, existen 4 niveles de aprendizaje y eso, es lo que os voy a contar hoy:

Nivel I – El despertar

Toda relación comienza con las presentaciones: conocerás la historia del Reiki, sus usos y aplicaciones, cómo funciona nuestro sistema energético

La verdadera aventura comienza con la sintonización o apertura de los canales energéticos, eso nos permite recibir la Energía Vital Universal. A partir de la sintonización, el alumno ya es capaz de canalizar energía, tanto para autosanación como para sanar a los demás a nivel físico.

Nivel II – La transformación

El segundo curso sirve para profundizar en el Reiki: se aprenden los primeros símbolos, la sanación a distancia, trabajar con cristales y, lo más importante, avanzamos como terapeutas hasta las emociones.

Con la sintonización en nivel II, tu potencial aumenta y sientes como la energía fluye con mayor intensidad. Ya podemos sanar también a nivel emocional.

Nivel III – La realización

Si el Reiki te ha enganchado y quieres profundizar en tu camino espiritual de realización, ésta es la “Maestría interior”. Es el nivel más duro y el más gratificante a la vez. Requiere mucho trabajo interior para avanzar en nuestro camino a la “iluminación” pero las recompensas son enormes.

Con la sintonización en nivel III, comienzas a trabajar la compasión, el perdón, el ego, la intuición… Ahora ya puedes sanar también a nivel espiritual.

Maestría – El conocimiento

El Reiki es un regalo. Si te sientes generoso y deseas compartirlo con los demás en este nivel aprenderás a enseñarlo, te convertirás en Maestro.

Terapeutas de Reiki

Dejar que el Reiki entre en tu vida es una decisión de la que nunca te arrepentirás; tanto si sólo recibes cómo si llegas a ser un Maestro. No importa tu edad, creencias o ideologías. Si estás sano te ayudará a equilibrar tu organismo, reorganizar tus prioridades y encarar la vida más saludablemente. Si estás enfermo, la Energía Vital Universal puede ayudarte a potenciar tu tratamiento médico, disminuir posibles efectos secundarios y, sobre todo, a relajarte (te recuerdo que el Reiki nunca sustituye a la medicina convencional, la COMPLEMENTA).

¡No pierdes nada por probar, pero puedes ganar mucho!

El efecto Diapasón

El efecto diapasón en ReikiEl diapasón, al golpearlo, emite una vibración y sirve para afinar instrumentos musicales. Si acercamos otro diapasón, sin que se toquen y sin golpear el segundo, al cabo de pocos segundos, ambos comenzarán a vibrar al unísono.

De igual modo durante una sesión de Reiki se puede dar el caso de que, al tratar emocionalmente a nuestro paciente, se produzca una conexión entre ambos que remueva emociones en nuestro interior (rabia, miedo, tristeza, amor, …). Cuándo esto sucede se nos ofrece la oportunidad de sanarnos al tiempo que ayudamos a nuestro paciente a sanarse. Es lo que se llama el Efecto Diapasón.

Hoy ha sido un día especial: he experimentado mi primer diapasón; y ha sido muy especial porque ha sucedido en cadena. En las prácticas de hoy, 3 terapeutas tratábamos a la misma paciente y, en una especie de “efecto dominó”, el llanto se ha ido apoderando de las 3 hasta el final de la sesión, donde nos hemos unido las 4 en un abrazo. Hoy he aprendido la importancia de compartir. Gracias a Ana, Montse y Toñi por acompañarme en esta aventura.

Vibrando al unísono... El efecto Diapasón

Cada uno de nosotros es único e irrepetible pero debemos comprender que, en el fondo, todos somos UNO. Hay que desarrollar nuestra empatía y nuestra comprensión de los demás porque, en el fondo, no somos tan distintos: compartimos sentimientos, deseos y emociones.

Vibrar al unísono con otro ser vivo es una experiencia única que todos deberíamos poder experimentar a lo largo de nuestra vida.

Somos UNO

Reiki I

Bueno amigos, para contaros qué es el Reiki de una forma sintetizada y fácil, voy a utilizar un extracto del artículo que escribí para Los buscavidas.

Creo que os gustará y os mostrará, con bastante exactitud, lo que puedes esperar del Reiki en primera instancia. Y digo ésto porque, lo mejor del Reiki, viene después de probar tu primera sesión…

Para empezar voy a informarte de que el Reiki está reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 2000. Hospitales como el de El Escorial o el Ramón y Cajal de Madrid, trabajan con grupos de voluntarios atendiendo, entre otros, a los enfermos de oncohematología (consulta el estudio realizado)…

Reiki¿Qué es el Reiki?

El Reiki es una Terapia Energética de Sanación de origen japonés, descubierta por Mikao Usui a principios del siglo XX (1922). Como la mayor parte de la medicina oriental, es una terapia Holística, es decir, que trata las enfermedades no sólo a nivel físico (como en nuestra medicina occidental) sino también a nivel emocional, mental y espiritual.

Para entendernos mejor:
Una persona estresada podría terminar sufriendo úlcera de estómago. Nuestra medicina actual tratará los síntomas físicos de la dolencia hasta curarla pero, si la razón de su estrés no es descubierta y tratada, la úlcera volverá a aparecer sin perder tiempo. Y las razones del estrés, todos lo sabemos, pueden tener un origen muy diverso: problemas personales, laborales, de pareja o, incluso, de traumas infantiles no tratados.

¿Una Terapia Energética de Sanación?

Todos los seres vivos tenemos energía, desde la célula más pequeña hasta el planeta Tierra girando alrededor del sol. En cada uno de nosotros existe una Energía Vital (KI) capaz de mantener armonía dentro de nosotros; a nivel universal, existe una energía superior capaz de armonizar a toda la creación. Esa energía se conoce como Reiki (REI-Universo, KI-Energía Vital).

Al igual que tenemos un sistema circulatorio o un sistema nervioso, nuestro cuerpo también tiene un sistema energético (bastante poco estudiado en nuestra medicina, por cierto). La terapia energética utiliza este sistema del cuerpo humano para gestionar la energía y asegurar su correcto funcionamiento. El Reiki, como terapia, utiliza la Energía Vital Universal no sólo para armonizar, sino para sanar a todos los niveles.

Otro ejemplo:
El corazón bombea la sangre por todo nuestro cuerpo del mismo modo, nuestros centros de energía (también llamados chakras) regulan el flujo de energía por los distintos órganos para que estén equilibrados y en armonía.

La tendencia natural de nuestro cuerpo es la salud, pero factores externos (enfermedades, accidentes, …) o internos (estrés, traumas, pérdidas o rupturas emocionales, etc.) pueden desequilibrar nuestro sistema energético y dar lugar a peores dolencias (como he explicado en el ejemplo de la úlcera) o a demorar la obtención de resultados en los tratamientos médicos convencionales.

Un terapeuta de Reiki sirve de canal para que nuestra propia energía entre en contacto con la energía vital del universo y, tu propio cuerpo, se cure a sí mismo o ayude a tu tratamiento a ser más efectivo.

Es por esto que el término Terapia Alternativa le gusta tan poco al Maestro de Reiki, que insiste en aclarar que es COMPLEMENTARIA a los medicamentos y tratamientos de nuestros doctores.

Pero, ¿ésto funciona?

Para empezar, el Reiki produce un alivio rápido de los dolores físicos, además de relajarnos y subir las defensas de nuestro organismo. Mueve las emociones para conseguir reequilibrio, paz y relajación; y a nivel mental nos ayuda a algo fundamental en estos tiempos tan locos que vivimos: calmar nuestra mente. Todos estos puntos son fundamentales en nuestro día a día y, sobre todo, cuándo nos enfrentamos a enfermedades con tratamientos largos e invasivos.

Si ya queremos profundizar aún más en el YO espiritual, el Reiki desarrolla nuestra intuición, ayuda a conectar con nuestros guías y a reafirmar nuestros propios principios y creencias.

Estamos hablando de una terapia que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios; compatible con cualquier otro tratamiento médico. No requiere ningún tipo de manipulación ni masaje, simplemente una imposición de manos. Además, cualquiera puede recibirlo sin importar edad, condición, estado de salud…

¿Puedo yo aprender Reiki?

Al igual que para recibirlo, cualquiera puede convertirse en un canal de Reiki. No tiene filosofía ni religión, ni necesita largos periodos de aprendizaje. Tras la primera sintonización ya eres un canal de energía y puedes empezar a aplicarla inmediatamente y para el resto de tu vida.

Todos estamos conectados desde nuestra concepción pero alrededor de los siete años, cuándo empezamos a aprender a ser independientes, cerramos el canal. En eso consiste la sintonización, en abrir el canal de nuevo.

Aplicando ReikiNo es necesario conocer el diagnóstico médico de un paciente para aplicar Reiki de manera exitosa. Por otro lado, no supone una pérdida de energía propia (KI) del terapeuta o del paciente ya que en todo momento se está canalizando la Energía Universal, que es ilimitada; este hecho convierte al terapeuta en receptor de esa energía y, al igual que el paciente, también se beneficia del tratamiento.

Puedes aplicar Reiki a enfermos y sanos, a TI mismo, a bebés y a abuelos. También a animales, plantas, piedras, alimentos, agua…

Introducción a la Meditación IV

Flor de lotoHemos hablado de qué es la meditación y para que sirve;  hemos destacado la importancia de la relajación, concentración y visualización; también hemos visto que podemos realizar meditaciones guiadas o libres… en fin, que es hora de comenzar a prepararnos para la práctica con estos primeros pasos:

Preparando la meditación

Preparando la meditación...Hasta que tengamos práctica, podemos comenzar las meditaciones en casa para asegurarnos de no ser interrumpidos por otras personas o por los ruidos ambientales de la calle.

Es importante crear un ambiente tranquilo y relajante, apaga cualquier aparato que pueda hacer ruido (televisión, teléfono móvil, etc.); puedes utilizar música suave pero no es necesaria.

La iluminación (si es de noche) que sea suave, sin focos ni luces que te deslumbren. Si te ayuda a crear ambiente, puedes utilizar algunas velas o incienso, aunque tampoco es fundamental.

Palitos de incienso

Palitos de incienso

Tu ropa debe ser cómoda y holgada, que no te apriete por ningún sitio.

Posturas para meditar

Lo más importante es que estés cómodo para que no te duela nada en mitad de la meditación.

Distintas posiciones para meditar

Puedes sentarte en una silla o sobre un almohadón, puedes ponerte de rodillas o en la postura del loto si lo deseas pero SIEMPRE, con la columna recta (alineada). Por supuesto, la postura que elijas no debe oprimirte ni dificultar tu respiración.

No importa la postura, medita SIEMPRE, con la columna recta (alineada)

También puedes realizar la meditación tumbado, ¡pero corres el riesgo de dormirte!

Primeros pasos

  1. flor de lotoPuedes meditar con los ojos cerrados o abiertos (ligeramente entrecerrados). Si los tienes abiertos, encuentra algo tranquilo que puedas mirar (una flor, un cuadro que te relaje o la llama de la vela).
  2. Comienza relajando cada músculo de tu cuerpo. Sin prisa, tomate todo el tiempo que necesites. Si es necesario, puedes tensar antes cada parte de tu cuerpo para sentir la relajación al soltarla. Empieza por la punta de tus pies y ve subiendo hasta llegar a la cabeza.
  3. Una vez que sientas tu cuerpo relajado, realiza 2 ó 3 respiraciones profundas intentando llenar primero tu estómago de aire, después llenas tus pulmones y paras 1 segundo. A continuación sueltas el aire de tus pulmones y después el del estómago lo más lentamente posible (sin que notes que te falta el aire; lo importante no es la cantidad sino la lentitud a la que sueltas el aire). Esto te ayudará a terminar de relajarte y empezar a concentrar tu atención.
  4. Ahora respira normalmente y elige un foco de atención para tu meditación. Lo más habitual es utilizar la respiración. Presta atención en cómo entra y sale el aire por tus fosas nasales. No se trata de controlar lo que estás haciendo, sino sólo de ver cómo lo haces. Céntrate en cómo el aire entra por tu nariz, llega hasta tus pulmones y sale de nuevo por el mismo sitio. No lleves tu atención a ninguna otra parte de tu cuerpo.
  5. Si te vienen pensamientos, vuelve a poner tu atención en la respiración, en el aire que entra por tus fosas nasales; si es necesario, repite otra respiración profunda. No hay que poner la mente en blanco, el objetivo es aquietar tu mente y, de esta forma, conseguir que el flujo de pensamientos vaya disminuyendo. Llegarás a obsevar como fluyen los pensamientos por sí mismos, sin identificarte con ellos.
  6. Cuando lleves un rato en silencio (parte primordial de la meditación) puedes comenzar el ejercicio que más necesites o te agrade: visualizar un lugar que te haga sentir paz y disfrutar del paisaje (real o imaginario), dejarte llevar por algún pensamiento que te guste o centrarte en el problema que no se va de tu cabeza para observarlo “desde fuera”.
  7. Descubrirás por tí mismo cuándo dejar de meditar. Realiza otra respiración profunda para terminar y tomate el tiempo que necesites para ponerte en marcha, sin prisas ni agobios.

Próximamente os detallaré meditaciones concretas y ejercicios para seguir avanzando en este camino de realización personal.

Hommer Simpson meditando

Bueno amig@s, espero que estas publicaciones os hayan ayudado a empezar a descubrir la meditación y sus beneficios.

No dejéis de contarme vuestras experiencias e inquietudes y trataremos de resolverlas juntos.

Sintonizando

Me gustaría recomendaros este reportaje que realicé para Los buscavidas y que fue el inicio de mi camino en el Reiki…

Sintonizando 1ª parte

Conoce qué es el Reiki y cómo funciona con unas explicaciones muy sencillas y gráficas que, estoy segura, os gustarán y os ayudará a conocer un poco más este metodo de sanación.

Sintonizando 2ª parte

Mi experiencia completa durante el curso de nivel I y las prácticas realizadas posteriormente.

Video sobre el reportaje