Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Archivo para la Categoría "Reflexiones"

El destino

Si existe el destino… ¿Existe el libre albedrío?

Siempre he tenido el convencimiento de que TODOS tenemos una misión en nuestra vida. Algunos se mueren sin haberla descubierto, otros lo saben desde niños y otros, entre los que me incluyo, lo vamos descubriendo por el camino.

el destinoHace casi 10 años descubrí el Reiki. Un familiar mío acababa de iniciarse y despertó en mí la curiosidad; una curiosidad que me ha perseguido durante todo este tiempo pero que no terminaba de calar en mis huesos. Pero el Reiki era mi destino, de eso estoy segura, sólo que no era el momento adecuado.

El pasado verano volvió a llamar a mi puerta; en esta ocasión, por motivos de trabajo. Esta vez sí era el momento y, de alguna forma misteriosa, se instaló en mi vida y me va marcando un nuevo camino.

Y ahora entra en juego mi “libre albedrío“: yo tengo la última palabra, puedo subir al tren o quedarme de nuevo en la estación viendo como se marcha. Esta vez he decidido subirme y comenzar el recorrido.

¿Quién sabe dónde me llevará? Sé donde quiero ir…

Vivir el presente

Vivir anclado en el pasado parece duro. Vivir pensando en el futuro es agotador. Pero lo más difícil de todo es vivir el presente.

viviendo el presente

Tu pareja te traicionó y te asusta emprender una nueva relación, aunque el panorama tiene buena pinta… Eso es vivir anclado en el pasado.

Aunque has hecho una pausa en tu trabajo para fumar un cigarrillo, tu mente no está disfrutando de tu premio, está pensando en las tareas que debes emprender cuando lo apagues… Eso es vivir pensando en el futuro.

Vivir el presente sería disfrutar de la nueva oportunidad que nos presenta la vida y, si algún día se termina, pues con la primera traición ya hemos aprendido que todo se puede superar. Vivir el presente es disfrutar de ese cigarrillo y volver a pensar en el trabajo, cuando volvamos al trabajo.

momentos...Vivir el presente no sólo te ayuda a disfrutar de los pequeños placeres de la vida o a superar traumas o malas experiencias. Vivir el presente te ayuda a deshacerte de los lastres del pasado y a encarar mejor el futuro.

Redescubrir las verdaderas prioridades, recuperar los valores fundamentales, ser conscientes de que, lo verdaderamente importante en esta vida, son momentos: momentos que nos llevaremos a la tumba con nuestro último suspiro.

Todo lo demás… ¡es paja!

Espejo, espejito mágico…

La malvada madrastra de Blancanieves, consultaba cada noche a su espejo: “¿Existe otra más bella que yo?

No es necesario tener un espejo mágico para poder hacer esa pregunta cuando observamos nuestra cara reflejada. Hace unos meses, cuando me observaba en el espejo del cuarto de baño, no me reconocía en aquel rostro. Sí, veía mi cara pero no me reconocía en ella. No era YO.

espejo espejito mágicoCuándo no nos sentimos a gusto con nosotros mismos, cuándo nuestro YO emocional no está en equilibrio, es imposible no reconocer los síntomas delante del maldito espejo; ese que nos dice silenciosamente “uff, que gorda”, “vaya narizota”, “¿y esas arrugas?”, “cada vez menos pelo“…

Pero los espejos son amigos mentirosos que nunca dicen la verdad; su punto de vista depende de nuestro estado de ánimo, de la luz ambiental y, por supuesto, también de su procedencia porque, ¿no te has fijado que siempre te ves más gordit@ en los espejos de los probadores que en el de tu propia casa? No sé porqué será pero, desde luego, no es una buena estrategia de marketing para vender más vestidos…

El hecho es que no te puedes fiar de los espejos de cristal, es mejor buscar en los ojos, que son el espejo del alma.

Si te sientes bien contigo mism@, si te sientes segur@ de quien eres, de lo que eres, de qué buscas en esta vida… Esa seguridad se reflejará en tus ojos y, al mirarte al espejo te verás guap@. Y como tú te ves así, los demás lo verán al mirarte pues, nuestros actos, serán el reflejo de nuestra alma.

Mis maestr@s…

MaestrosSiempre he tenido un interés especial por ese “algo más” que nos rodea. Desde niña he tenido la convicción de que el mundo que vemos y palpamos no es todo lo que hay. Con quince años, gracias a un trabajo de psicología que realicé para mis estudios, descubrí la hipnosis como terapia y, sin poder remediarlo, me empapé de todos los libros que cayeron en mis manos sobre el tema; incluso me atreví a realizar algunos experimentos con mis compañeras que me dejaron perpleja.

Siempre he sido bastante autodidacta pero a los 27 años tuve una tienda de Medicina Natural, Artesanía y Comercio Justo y me gusta prepararme a conciencia en mi trabajo, así que realicé varios cursos de medicina holística y plantas medicinales. Entonces conocí a mi primer Maestro, un médico que me facilitó una comprensión de mi cuerpo y de mi mente hasta entonces oculta. El me descubrió también la auricoloterapia.

La tienda Verde, mi tienda de Medicina Natural, Artesanía y Comercio Justo

Por aquél entonces conocí a Marisela. Por algún motivo, mis clientes en la tienda comenzaron a solicitarme velas y plantas para conjuros (una cadena de TV ofrecía conjuros en su programa de tarde) e incluso tiradas de tarot… No me lo pensé dos veces y me puse manos a la obra: aprendí a leer las cartas. Marisela era una de mis clientas, muy ducha en la movilización de la energía a través de ruedas de color y las velas. En unos días habíamos puesto en marcha un grupo de vecinas dirigidas por ella misma. Por aquella época me leí todo sobre la energía, la magia de las velas, los viajes astrales, las piedras… Cada vez me sentía más preparada y segura pero, de alguna manera, aun no había encontrado mi sitio.

MeditandoTambién descubrí entonces el Tai-Chi y, padeciendo de asma alérgico, encontré mi deporte favorito. Mi profesor de Tai-Chi me enseñó la mejor manera de desconectar del mundo laboral y disfrutar de mi tiempo libre. Gracias al Chi-Kung, mis meditaciones adquirieron otra dimensión. Comencé a alimentar también mi espíritu.

Hace un año conocí a Montse, mi profesora de Reiki. Y, de pronto, siento que todo va encajando en mi cabeza. El Reiki me ha mostrado otro punto de vista sobre la energía que está más en sintonía con mi ser. Y Montse, cada día que asisto a sus cursos o prácticas, me enseña otra manera de afrontar el día a día que admiro y espero poder copiarle algún día… ¡estoy en ello! 😉

Opino que cada uno tenemos los Maestros que necesitamos en cada momento de nuestra vida. Y, por algún motivo, cuando lo necesitas aparece. Ese Maestro te pasa sus conocimientos y tú mismo, con tus experiencias anteriores, configuras tu propio modo de actuar. Cada nuevo Maestro no hace sino afianzar y aumentar tus conocimientos, abrirte a nuevas experiencias y complementar el trabajo de los anteriores.

AprendiendoSí, el Reiki es lo que, hasta ahora, más se ha identificado con mi carácter pero no me olvido de mis vivencias anteriores y, de algún modo, utilizo todos esos conocimientos. Mi abuela me decía de pequeña: “cada Maestrillo, tiene su librillo” y yo, con todo lo transmitido por mis Maestros pasados, presentes y futuros, voy escribiendo mi librillo.

Quien sabe, quizá algun día yo también seré una Maestrilla.

¿Sabes vivir contigo?

Compartir tu espacio vital no es algo fácil.

Cuando decides compartir tu casa con amigos, pareja o familia, decides compartir tu intimidad más profunda. Nuestra casa es nuestro castillo y entre sus muros tenemos comportamientos que, en ningún caso, tendríamos en público. Es por eso que aprender a convivir es tarea tan ardua, máxime si se trata de la pareja, donde la confianza es absoluta. Hay que ser tolerante, respetuoso, ecuánime…

Nuestros padres y maestros nos enseñan las normas de urbanidad para ayudarnos en la convivencia con los demás; pero hay algo que no se enseña, algo que tenemos que aprender cada cual por nuestra cuenta: a vivir con nosotros mismos.

Es muy importante conocerse a sí mismo, lo bueno y lo malo; ser consciente de nuestros fallos y aciertos, nuestras debilidades y puntos fuertes, lo que nos llena y lo que nos deja indiferentes. Si eres consciente de lo que te gusta de ti mismo puedes potenciarlo. De igual modo, sabiendo nuestros fallos podemos trabajar en ellos para mejorarlos. Y, sobre todo, terminar aceptándonos a nosotros mismos para permitir a los demás aceptarnos.

Compartiendo tiempo contigoCuánto mejor nos conozcamos mejor podremos darnos a conocer a los demás.

Una buena manera de conocerte a ti mismo es pasar tiempo a solas y permítete disfrutar de ese tiempo que pasas contigo. Pasea, siéntate en un parque a leer, tómate un café, vete de vacaciones…

Yo, qué he vivido sola durante muchos años, soy de la opinión de que TODOS deberíamos vivir al menos un par de años en soledad durante nuestra juventud, a modo de rito iniciático para la madurez (lo que no quiere decir que dejemos de relacionarnos con el resto del mundo).

Vivir sólo no es sencillo, algunos son incapaces a lo largo de su vida. Porque viviendo en soledad, te enfrentas a tu propio YO, al más profundo; tus miedos e inseguridades salen a flote y te muestran lo más oscuro de tu personalidad que, a veces, puede llegar a asustarte.

En contraprestación, este aprendizaje también te muestra tu fortaleza para enfrentarte a la vida, las cosas maravillosas que puedes realizar. Aprendes a valorar lo que es realmente importante en tu vida y tomas conciencia de tu propia realidad.

Y créeme, cuándo llegue el momento en que seas consciente de lo mucho que has aprendido de la vida y te des cuenta de lo mucho que aun te queda por aprender, te sentirás orgulloso de ti mismo. Esos momentos han sido de los más gratificantes de mi vida, te lo aseguro.

Aprende a conocer y aceptar tu verdadero YO, ¡es toda una aventura!

Pregunta 5 – Yo, Presidente.

Imagina por un momento que, durante 1 mes, te permitieran ser Presidente/a del Gobierno.

¿Cuál sería tu primer mandato?
¿Qué cosas te gustaría cambiar de tu país?

Pregunta 4 – OVNIS!!

Pasando un día de campo, ves un objeto en el cielo que se mueve de manera extraña. Sigues su trayectoria hasta un claro en el bosque, y te encuentras con una nave espacial que acaba de aterrizar. Su ocupante, un ser extraño, muy parecido a nosotros, se acerca a ti flotando. No habla, pero se comunica a traves de tus pensamientos. Te invita a hacerle un par de preguntas antes de emprender viaje de nuevo.

¿Qué preguntarías al extraterrestre? ¿Cúales son tus inquietudes?

Pregunta 3 – Escalando puestos

En tu empresa queda vacante el puesto de tus sueños, sois varios candidatos y tu unica manera de acceder al puesto seria desacreditando un poco a tu mayor contrincante (aunque sabes que eso le supondría una sanción). El compañero en cuestión, no te cae bastante bien… por otro lado, en unos meses quedarán más puestos vacantes en promoción…. ¿Qué hacer?

¿pondrías en evidencia a tu contrincante? o ¿lo dejarías todo en manos de vuestras capacidades personales, aunque te supere un poquito…?

Pregunta 2 – El fin del mundo

Si dentro de 2 días se acabara el mundo irremediablemente…
¿En que emplearías las últimas 48 horas de tu vida?
(No te apures, el cronómetro no empezará a contar hasta que salgas de este blog… 😉

48:00:00

Pregunta 1 – La lotería

Si de pronto te tocara la lotería (imaginemos 10.000.000E)…
¿Seguirías siendo la misma persona, o cambiarías: amigos, trabajo, ambiente social, etc…?
¿Qué harías con tanto dinero?