Con el deseo de compartir mi experiencia en el camino de la energía…

Compartir tu espacio vital no es algo fácil.

Cuando decides compartir tu casa con amigos, pareja o familia, decides compartir tu intimidad más profunda. Nuestra casa es nuestro castillo y entre sus muros tenemos comportamientos que, en ningún caso, tendríamos en público. Es por eso que aprender a convivir es tarea tan ardua, máxime si se trata de la pareja, donde la confianza es absoluta. Hay que ser tolerante, respetuoso, ecuánime…

Nuestros padres y maestros nos enseñan las normas de urbanidad para ayudarnos en la convivencia con los demás; pero hay algo que no se enseña, algo que tenemos que aprender cada cual por nuestra cuenta: a vivir con nosotros mismos.

Es muy importante conocerse a sí mismo, lo bueno y lo malo; ser consciente de nuestros fallos y aciertos, nuestras debilidades y puntos fuertes, lo que nos llena y lo que nos deja indiferentes. Si eres consciente de lo que te gusta de ti mismo puedes potenciarlo. De igual modo, sabiendo nuestros fallos podemos trabajar en ellos para mejorarlos. Y, sobre todo, terminar aceptándonos a nosotros mismos para permitir a los demás aceptarnos.

Compartiendo tiempo contigoCuánto mejor nos conozcamos mejor podremos darnos a conocer a los demás.

Una buena manera de conocerte a ti mismo es pasar tiempo a solas y permítete disfrutar de ese tiempo que pasas contigo. Pasea, siéntate en un parque a leer, tómate un café, vete de vacaciones…

Yo, qué he vivido sola durante muchos años, soy de la opinión de que TODOS deberíamos vivir al menos un par de años en soledad durante nuestra juventud, a modo de rito iniciático para la madurez (lo que no quiere decir que dejemos de relacionarnos con el resto del mundo).

Vivir sólo no es sencillo, algunos son incapaces a lo largo de su vida. Porque viviendo en soledad, te enfrentas a tu propio YO, al más profundo; tus miedos e inseguridades salen a flote y te muestran lo más oscuro de tu personalidad que, a veces, puede llegar a asustarte.

En contraprestación, este aprendizaje también te muestra tu fortaleza para enfrentarte a la vida, las cosas maravillosas que puedes realizar. Aprendes a valorar lo que es realmente importante en tu vida y tomas conciencia de tu propia realidad.

Y créeme, cuándo llegue el momento en que seas consciente de lo mucho que has aprendido de la vida y te des cuenta de lo mucho que aun te queda por aprender, te sentirás orgulloso de ti mismo. Esos momentos han sido de los más gratificantes de mi vida, te lo aseguro.

Aprende a conocer y aceptar tu verdadero YO, ¡es toda una aventura!

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: